Colorado State University to lead COVID-19 testing for asymptomatic health care workers, nursing home residents

Hide Featured Image
false

FORT COLLINS (May 21, 2020):  As part of the state’s plan to expand testing in long-term care facilities, scientists from Colorado State University (CSU) will conduct COVID-19 testing of workers and residents in up to 30 skilled nursing facilities in Colorado. Each facility will receive eight consecutive weeks of testing. The tests will provide an early warning system for public health officials and managers at long-term care facilities. This will help prevent outbreaks, monitor the risk of exposure for residents, and help recovered workers return to work. 


This project, an agreement between CSU and the Colorado Department of Public Health and Environment (CDPHE), is an initiative of the COVID-19 Residential Care Task Force. The  Colorado Unified Command Center (UCC) launched the task force in an effort to reduce the spread of illness and number of deaths in high-density, group-living settings, like nursing homes and assisted living facilities.


“This is an exciting partnership,” said Dr. Eric France, chief medical officer for CDPHE. “Because some cases of COVID-19 are without symptoms, this type of testing approach is going to be essential in preventing outbreaks. We are grateful for CSU’s support in helping us to protect Coloradans from the spread of COVID-19.”


“We’re incredibly proud of our state for prioritizing this kind of testing in skilled nursing facilities and we’re proud that CSU can support that effort,” said Dr. Nicole Ehrhart, director of the Columbine Health Systems Center for Healthy Aging at CSU.


CSU will receive $4.2 million as part of this agreement. A majority of the funding will go to the testing of asymptomatic workers, with their consent, using nasopharyngeal swabs. CSU will work with state officials to identify the facilities with highest priority for surveillance testing. The Veterinary Diagnostic Laboratory at CSU will process the human COVID-19 tests


In April, the lab received Clinical Laboratory Improvement Amendments (CLIA) certification for laboratory testing performed on humans by partnering with colleagues at CSU’s Health and Medical Center, including Dr. Bruce Smith, who directs the  CLIA-certified laboratory. The CSU lab also worked directly with the CDPHE to obtain human samples for validation testing. The CSU lab’s move to process human tests is part of a national trend at veterinary labs


Dr. Kristy Pabilonia is the director of the lab at CSU. Her team has previously responded to numerous animal disease outbreaks and has the capacity to test large numbers of samples. 


CSU’s role builds on an existing pilot project launched in March with five skilled nursing facilities in the state. As of the end of April, researchers leading the study tested 454 nursing home workers and found 13.1%, or 60 of 454 workers, who did not show symptoms tested positive for COVID-19.  The concept behind the research is a basic principle in disease surveillance, especially during a pandemic. 


“We know that there is a surprising number of people who never exhibit symptoms of COVID-19, and we’ve shown that even asymptomatic positive people are infectious to others,” said Dr. Ehrhart. “It’s important that when there’s a community at higher risk for severe illness, like seniors, that we think about how to identify and mitigate the hidden potential for transmission to protect these vulnerable individuals.” 


In Colorado, more than 50% of the COVID-19-related deaths have been among older adults and people with disabilities who resided in high-density, group-living settings, like nursing homes and assisted living facilities. 


Alan Rudolph, CSU’s vice president for research, said the project underscores the university’s land-grant mission and demonstrates how research can have an immediate impact in Colorado communities. “Our researchers are at a critical interface to answer questions including: How long does it take to proceed from having symptoms to getting the disease, to testing negative and then have no disease?” he said. 


CSU Professor Greg Ebel is a co-investigator on this research project. 

 

###

 

La Universidad Estatal de Colorado se encargará de dirigir la realización de pruebas de detección del COVID-19 para el personal de atención médica y residentes de asilos de ancianos asintomáticos

FORT COLLINS (21 de mayo, 2020): Como parte del plan estatal para expandir la realización de pruebas de detección en centros de cuidado a largo plazo, los científicos de la Universidad Estatal de Colorado (CSU por sus siglas en inglés) realizarán pruebas de detección del COVID-19 en trabajadores y residentes de hasta 30 centros de enfermería especializada en Colorado. Se realizarán pruebas de detección durante ocho semanas consecutivas en cada centro. Las pruebas de detección proporcionarán un sistema de alerta temprana para los funcionarios de la salud pública y administradores de centros de cuidado a largo plazo. Esto ayudará a prevenir brotes, monitorear el riesgo de exposición de los residentes y ayudará al personal recuperado a volver al trabajo. 

 

Este proyecto, un acuerdo entre la Universidad Estatal de Colorado y el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado (CDPHE, por sus siglas en inglés), es una iniciativa del Grupo de Trabajo para Cuidados Residenciales del COVID-19. El Centro de Comando Unificado (UCC, por sus siglas en inglés) de Colorado creó el grupo operativo en un esfuerzo por reducir la propagación de la enfermedad y la cantidad de fallecimientos en centros residenciales de vida grupal con altos niveles de densidad, como asilos de ancianos y centros de vivienda asistida.

 

“Esta es una colaboración emocionante”, indicó el Dr. Eric France, director médico del CDPHE. “Ya que algunos casos del COVID-19 no presentan síntomas, este tipo de enfoque de pruebas de detección será esencial en la prevención de brotes. Estamos agradecidos por el apoyo brindado por CSU para ayudarnos a proteger a los habitantes de Colorado de la propagación del COVID-19”.

 

“Estamos increíblemente orgullosos de nuestro estado por priorizar este tipo de realización de pruebas en centros de enfermería especializada y estamos orgullosos de que CSU pueda apoyar este esfuerzo”, declaró la Dra. Nicole Ehrhart, directora del Centro para el Envejecimiento Saludable de Columbine Health Systems en la Universidad Estatal de Colorado. 

 

Como parte de este acuerdo, la Universidad Estatal de Colorado recibirá $4.2 millones. La mayor parte de los fondos se dedicará a la realización de pruebas de detección en trabajadores asintomáticos, con su consentimiento, mediante el uso de hisopos nasofaríngeos. La Universidad Estatal de Colorado trabajará junto a funcionarios estatales para identificar los centros que se deben priorizar para la realización de pruebas de vigilancia. El laboratorio de diagnósticos veterinarios de CSU procesará las pruebas de detección del COVID-19 en humanos

 

En abril, el laboratorio recibió una certificación mediante la Ley de Mejoras de Laboratorios Clínicos (CLIA, por sus siglas en inglés) para realizar pruebas de detección en laboratorio en humanos a través de una colaboración con colegas del Centro de Salud y Atención Médica de CSU, incluyendo el Dr. Bruce Smith, quien dirige el laboratorio certificado por CLIA. El laboratorio de CSU también trabajó directamente con el CDPHE para obtener muestras humanas para la realización de pruebas de validación. La transición hacia el procesamiento de pruebas para humanos del laboratorio de CSU forma parte de una tendencia nacional en laboratorios veterinarios

 

La Dra. Kristy Pabilonia es la directora del laboratorio de CSU. Su equipo ha respondido previamente a diversos brotes de enfermedades en animales y tiene la capacidad de analizar una gran cantidad de muestras.

 

El rol de CSU tiene como base un proyecto piloto ya existente que se lanzó en marzo con cinco centros de enfermería especializada en el estado. A partir de finales de abril, los investigadores líderes del estudio realizaron 454 pruebas de detección en trabajadores de asilos de ancianos y descubrieron que un 13.1%, es decir 60 de los 454 trabajadores que no presentaban síntomas, obtuvieron un resultado positivo del COVID-19. El concepto base de la investigación representa un principio básico de la vigilancia de enfermedades, especialmente durante una pandemia. 

 

“Sabemos que existe un número sorprendente de personas que nunca exhiben síntomas del COVID-19 y hemos demostrado que incluso las personas asintomáticas contagiadas pueden propagar el virus a los demás”, indicó la Dra. Ehrhart. “Es importante que cuando existe una comunidad en mayor riesgo de padecer enfermedad grave, como las personas mayores, consideremos cómo identificar y mitigar el potencial de propagación no evidente para proteger a estas personas vulnerables”.

 

En Colorado, más de un 50% de los fallecimientos relacionados con el COVID-19 han sucedido entre los adultos mayores y personas con discapacidades que vivían en centros residenciales de vida grupal con altos niveles de densidad, como asilos de ancianos y centros de vivienda asistida.

 

Alan Rudolph, vicepresidente de investigaciones de CSU, declaró que el proyecto destaca la misión de concesión de tierras de la universidad y demuestra cómo las investigaciones pueden tener un impacto inmediato en las comunidades de Colorado. Además, agregó: “Nuestros investigadores se encuentran en una posición fundamental para responder a preguntas como: ¿Cuánto tiempo se tarda una persona desde su manifestación de síntomas hasta contraer la enfermedad, obtener un resultado negativo y luego no tener la enfermedad?”. 

 

El Profesor Greg Ebel de CSU es coinvestigador en este proyecto de investigación. 

 

###