Preguntas frecuentes sobre la vacuna

Actualizado el: 04/14/2021

Idiomas disponibles:  Español | English  | Tiếng Việt | 中文 | Soomaali | العربية 

En este momento, Colorado se encuentra en la fase 2 de distribución de la vacuna. Todos los habitantes de Colorado de 16 años o más son elegibles para recibir la vacuna Pfizer, y todos los habitantes de Colorado de 18 años o más son elegibles para recibir la vacuna Moderna o Janssen (Johnson & Johnson). Más información actualizada próximamente.

Vaccination bottles

Las 10 preguntas que se hacen más frecuentemente

  • En este momento, Colorado se encuentra en la Fase 2 de la distribución de vacunas. Todos los habitantes de Colorado de 16 años de edad y mayores son elegibles para recibir la vacuna de Pfizer, y todos los habitantes de Colorado de 18 años de edad y mayores son elegibles para recibir la vacuna de Moderna o Janssen (Johnson & Johnson).
  • Cualquier persona menor de 16 años no debe recibir ninguna vacuna a menos que esté inscrita en un ensayo clínico.
  • Si bien las vacunas ahora son elegibles para el público en general, el suministro de vacunas aún depende de los envíos semanales del gobierno federal. El suministro permanece limitado en este momento.
  • Es importante saber que los proveedores de vacunas pueden tener diferentes cantidades de vacunas durante una semana determinada. Los proveedores de vacunas están trabajando tan rápido como pueden para programar citas para cuando tengan la vacuna. Tenga en cuenta que estas ubicaciones no están abiertas para atenderlo sin cita previa. Debe comunicarse directamente con ellos para obtener más información.

  • Los miembros del público en general (de 16 años de edad o mayores) pueden comunicarse con un proveedor de vacunas local, o con el departamento local de salud pública para informarse acerca de cómo programar una cita de vacunación.
  • Personal de atención médica y de emergencias en las fases 1A o 1B: Si su empleador no se ha comunicado con usted para ofrecerle una vacuna, comuníquese con un proveedor de vacunas cerca de usted o con su departamento local de salud pública.
  • El personal y los residentes de centros de atención a largo plazo deben esperar recibir la vacuna a través del Programa de la Asociación de Farmacias para el Cuidado a Largo Plazo (LTC, por sus siglas en inglés) del gobierno federal.
  • Educadores de preescolar hasta la preparatoria: Los educadores y empleados deben consultar con sus empleadores primero. Muchos de los distritos escolares, las escuelas públicas y privadas y las Juntas de Cooperativas de servicios educativos (BOCES, por sus siglas en inglés) ya han comenzado a planificar con los socios de las agencias locales de salud, para establecer una fecha de vacunación para los educadores. Los distritos escolares y las escuelas que necesitan asistencia para ponerse en contacto con un proveedor de la vacuna contra el COVID-19 y/o para crear un plan de vacunación para los miembros del equipo de trabajo, pueden completar el formulario del CDPHE de Pedido de Asistencia para la vacunación contra el COVID-19 en escuelas y cuidado infantil.
  • Empleados de cuidado infantil en programas aprobados (que incluye a los centros aprobados para el cuidado infantil, jardín de infantes, cuidado de niños en las escuelas y proveedores aprobados para el cuidado infantil en familias): La mejor forma de vacunarse o lograr que sus empleados reciban la vacuna es mediante la inscripción individual con los proveedores de vacunas. En algunos condados, las agencias locales de salud pública (LPHA, por sus siglas en inglés) organizarán vacunaciones, ya sea directamente con los proveedores o con clínicas programadas. Los programas aprobados del cuidado infantil que necesitan ayuda para ponerse en contacto con los proveedores de la vacuna contra el COVID-19, o para crear un plan de vacunación para los miembros del equipo de trabajo, pueden completar el formulario del CDPHE de Pedido de Asistencia para la vacunación contra el COVID-19 en escuelas y cuidado infantil. Si se requiere de más información acerca de la elegibilidad de un programa para recibir la vacuna, los proveedores de cuidado infantil pueden llamar al departamento de licencias para más información al
    (303) 866-5948. Si necesita ayuda para saber dónde puede recibir una vacuna, o con quién comunicarse en su comunidad, llame al 1-877-COVAXCO.
  • Trabajadores agrícolas y de supermercados esenciales de primera línea
    • Las personas que trabajan en las siguientes áreas que no pueden mantener la distancia física de otros en su lugar de trabajo y que actualmente trabajan en contacto cercano con muchas personas, especialmente en ambientes cerrados, pueden comunicarse con su empleador para programar una cita para vacunarse.
      • Agricultura
      • Procesamiento de alimentos
      • Supermercados
      • Educación superior
      • Servicios de restaurantes/comida
      • Fabricación
      • Servicio Postal de los Estados Unidos
      • Transporte público y especializado
      • Salud Pública
      • Servicios de recursos humanos
      • Dirigentes espirituales
      • Cuidado directo para habitantes de Colorado en situación sin hogar.
      • Periodistas
  • Si su empleador no está ofreciendo vacunas, puede comunicarse con un proveedor local de vacunas que aparece en el sitio web Dónde Puede Vacunarse del estado. Es posible que se le pida que proporcione un talón de pago reciente para verificar que está en esta fase. Si usted es un empleador que necesita ayuda para comunicarse con un proveedor para vacunar a sus empleados, llene este formulario.
  • Las personas que actualmente trabajan en supermercados en contacto cercano con otras personas, pueden programar una cita para vacunarse a través de la farmacia de su tienda. Si trabaja en un supermercado que no tiene farmacia, puede comunicarse con su agencia local de salud pública para programar una cita para vacunarse. Es posible que se le pida que proporcione un talón de pago reciente para verificar que está en esta fase.
  • Personas de 16 a 59 años con condiciones de alto riesgo: Cualquier persona con una de las siguientes condiciones es elegible de acuerdo a B1B.4:
    •  Asma (de intensidad moderada a grave)
    • Cáncer (si está recibiendo tratamiento o ya recibió tratamiento dentro del último mes)
    • Enfermedad cerebrovascular (afecta a los vasos sanguíneos y al suministro de sangre al cerebro)
    • Enfermedad renal crónica
    • EPOC
    • Fibrosis quística
    • Diabetes (tipo 1 y 2)
    • Discapacidades que requieren de cuidado domiciliario directo
    • Discapacidades que no permiten el uso del tapabocas
    • Síndrome de Down
    • Enfermedades cardíacas específicas (insuficiencia cardíaca, cardiomiopatías o cardiopatía coronaria, y cardiopatía valvular/congénita grave)
    • VIH
    • Hipertensión/presión arterial alta
    • Sistema inmunitario debilitado (debido a trasplante de sangre o de médula ósea)
    • Inmunodeficiencias
    • Enfermedad hepática
    • Afecciones neurológicas, como demencia
    • Obesidad (IMC es 30 o más)
    • Embarazo
    • Fibrosis pulmonar (tejido pulmonar dañado o cicatrizado
    • Anemia drepanocítica,
    • Trasplante de órganos
    • Talasemia (un tipo de trastorno sanguíneo)
    • Uso de corticoides u otros medicamentos que debilitan el sistema inmune
  • Si necesita ayuda para averiguar dónde puede recibir una vacuna o con quién comunicarse en su comunidad, llame al 1-877-COVAXCO (1-877-268-2926) las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Hay varios idiomas disponibles.

  • Todos los habitantes de Colorado de 16 años de edad y mayores son elegibles para recibir una vacuna. Sin embargo, el suministro de vacunas permanece limitado en este momento, y las citas podrían no estar disponibles inmediatamente para todas las personas que quieran una vacuna.

  • Visite el sitio web Dónde puedo vacunarme, para más información acerca de cómo inscribirse para una cita de vacunación.

  • Una vez que está completamente vacunado, es importante que siga tomando precauciones mientras que está en público y en el trabajo, como por ejemplo usar un tapabocas y mantener 6 pies de distancia de otras personas. Esto es debido a que aún puede propagar el virus a personas que no están vacunadas.
  • Las personas se consideran completamente vacunadas cuando:
    • Hayan pasado al menos 2 semanas después de recibir su segunda dosis, por ejemplo, con las vacunas de Pfizer y Moderna.
    • Hayan pasado al menos 2 semanas después de recibir la vacuna de una sola dosis, por ejemplo, con la vacuna Janssen (Johnson & Johnson).
  • Si está completamente vacunado, puede visitar a otras personas que también están completamente vacunadas en ambientes cerrados sin usar tapabocas o sin la necesidad de mantener distancia física en grupos reducidos.
  • Si está completamente vacunado, puede visitar personas no vacunadas de una sola vivienda en ambientes cerrados y que corren un riesgo menor de contraer enfermedades severas a causa del COVID- 19 y sin la necesidad de usar un tapabocas o tener que mantener la distancia física.
  • Recomendamos que evite reuniones de mediana y gran escala con múltiples viviendas aún después de haberse vacunado.
  • Para más información acerca de las precauciones que debe tomar después de haberse vacunado, por favor visite el sitio web de los CDC, Una vez que está completamente vacunado: Cómo protegerse y cómo proteger a otros.
  • Obtenga más información sobre cómo protegerse al leer estas preguntas frecuentes.

  • No. No es posible contraer el COVID-19 por una vacuna, pero puede sentir algunos efectos secundarios como fiebre, escalofríos y fatiga. Las vacunas de ARNm actuales usan unidades temporales de código genético del virus para estimular la respuesta inmunitaria de su cuerpo. Esto no puede causar el COVID-19. El propósito de la vacuna es proporcionarle a su cuerpo las herramientas que necesita para combatir el virus del COVID-19 en caso de que se infecte.
  • Obtenga más información sobre los efectos secundarios de las vacunas y la inmunidad al leer estas preguntas frecuentes.

  • Actualmente no se sabe cuánto tiempo dura la inmunidad natural después de recuperarse del COVID-19. La evidencia con la que contamos sugiere que la inmunidad natural contra el COVID- 19 podría no durar mucho en algunas personas, y se han reportado casos de reinfección. Por esta razón, aunque haya tenido el COVID-19 y se haya recuperado, debe considerar ponerse la vacuna cuando sea su turno.
  • Si estuvo infectado con el COVID-19, los CDC dicen que puede esperar unos meses después de la infección antes de vacunarse, ya que el riesgo de reinfección es bajo durante este tiempo. Sin embargo, usted puede elegir recibir la vacuna antes de esa fecha siempre que se haya recuperado de la infección.
  • Si recibió un tratamiento de anticuerpos específico para el COVID-19 (por ejemplo, anticuerpos monoclonales o plasma de convalecencia) mientras estaba enfermo con el COVID-19, usted debe esperar por lo menos 90 días después de haber recibido el tratamiento con anticuerpos, antes de vacunarse.
  • Los datos de los ensayos clínicos sugieren que las vacunas Pfizer y Moderna son seguras y efectivas en personas que se han recuperado de una infección previa del COVID-19.
  • Obtenga más información sobre la inmunidad al leer estas preguntas frecuentes.

  • La vacuna es gratuita. Los proveedores no deben pedirle que pague la vacuna u otros costos administrativos, independientemente del estatus de su seguro médico. Si tiene seguro médico, el proveedor puede solicitar el reembolso de su compañía de seguro médico por estos cargos, pero no le deben cobrar.
  • En el improbable caso de que su proveedor requiera un pago por su cita de vacunación, usted debe hacer preguntas sobre los cargos que le están cobrando y por qué. Usted debe pedir una factura detallada o un recibo del proveedor y después solicitar el reembolso de su compañía de seguros.
  • Si un proveedor de vacunas está demandando un pago, puede reportarlo al llenar el siguiente formulario: covid19.colorado.gov/VaccineConcerns. También puede llamar al 1-877-COVAXCO (1-877-268-2926) las 24 horas del día, 7 días de la semana. Servicio disponible en varios idiomas.
  • Si alguien le está pidiendo que pague por una vacuna o una cita de vacunación, esto podría tratarse de una estafa. Puede reportar posibles estafas de vacunación a la Procuraduría General del Estado de Colorado en nomasfraudecolorado.gov.
  • Obtenga más información sobre cómo obtener la vacuna al leer estas preguntas frecuentes.

  • No. No es necesario que sea ciudadano de los EE. UU. Y usted no necesitará demostrar su status legal para recibir la vacuna contra el COVID-19 en Colorado.
  • Por favor sepa que el Departamento de Seguridad Nacional anunció que los sitios de vacunación se consideran lugares con excepción. Esto significa que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) no llevará a cabo actividades de ley en o cerca de estos sitios.
  • Las agencias de salud pública estatales y locales nunca compartirán su información con fines de inmigración u orden público. Y recibir la vacuna contra el COVID-19 no contará en su contra en ninguna determinación de cargos públicos.
  • Si un proveedor de vacunas está demandando un pago, puede reportarlo al llenar el siguiente formulario: covid19.colorado.gov/VaccineConcerns. También puede llamar al 1-877-COVAXCO (1-877-268-2926) las 24 horas del día, 7 días de la semana. Servicio disponible en varios idiomas.
  • Obtenga más información sobre cómo recibir la vacuna al leer estas preguntas frecuentes.

  • Al desarrollar una vacuna contra el COVID-19, los investigadores tuvieron que trabajar rápidamente, pero no a riesgo de la seguridad de las personas. Los investigadores no se brincaron ningún paso. La seguridad y efectividad fueron las prioridades principales.
  • El plazo para el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19 fue posible por varias razones:
    • Los investigadores se basaron en años de investigación previa en otros virus y vacunas para ayudar a informar un proceso de desarrollo de vacunas contra el COVID-19.
    • Todas las personas involucradas dedicaron todos sus recursos y tiempo para desarrollar una vacuna contra el COVID-19. Esto incluye a instituciones de investigación, compañías farmacéuticas, agencias gubernamentales y organizaciones filantrópicas.
    • Muchos gobiernos alrededor el mundo, incluyendo el gobierno de los EE. UU. y donantes privados, invirtieron en la vacuna, lo cual permitió que las compañías farmacéuticas se enfocarán en la investigación inmediatamente.
    • Finalmente, gracias a la ayuda financiera, los investigadores pudieron realizar varias partes del proceso de desarrollo de manera paralela en lugar de una después de la otra. Usualmente, cada fase en un ensayo clínico termina antes de que comience la siguiente fase, con varios meses a un año o más entre cada fase. Debido a la emergencia presentada por la pandemia, los investigadores desarrollaron las vacunas de manera paralela, lo que significa que completaron los pasos necesarios al mismo tiempo o con cierta superposición. No se saltaron ningún paso en el proceso del desarrollo de las vacunas contra el COVID-19.
  • Obtenga más información sobre la seguridad de las vacunas al leer estas preguntas frecuentes.

Preguntas frecuentes por tema

Recibir la vacuna contra el COVID-19

  • Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado tres vacunas contra el COVID-19 de las compañías Pfizer, Moderna y Janssen (Johnson & Johnson). La FDA autorizó la vacuna de Pfizer el 11 de diciembre para personas mayores de 16 años, y autorizó la vacuna Moderna el 18 de diciembre para adultos mayores de 18 años. La FDA autorizó la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) el 27 de febrero para adultos mayores de 18 años.
  • Los CDC presentan en su sitio web “Diferentes vacunas contra el COVID-19” los perfiles detallados para cada vacuna que hay disponible.

  • No se recomienda ninguna vacuna sobre la otra para adultos de 18 años de edad y mayores. Los adolescentes de 16 y 17 años en este momento solamente pueden recibir la vacuna de Pfizer. Si usted es un adulto, le recomendamos que reciba el tipo de vacuna o producto que se le ofrezca. Vacunarse en gran medida reduce el riesgo de enfermedad si está expuesto al virus.
  • Obtenga más información sobre cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en estas Preguntas Frecuentes.
     

  • Visite nuestro sitio web Dónde puedo vacunarme, para encontrar proveedores de vacunas, incluyendo los centros de vacunación comunitarios, que ofrezcan vacunas de Pfizer cerca de usted.
     
  • También puede visitar el sitio web vaccinefinder.org para buscar proveedores de vacunas cercanos por tipo de vacuna.

  • La vacuna de Pfizer está autorizada para personas de 16 años de edad y mayores. Las vacunas de Moderna y Janssen (Johnson & Johnson) están autorizadas para adultos de 18 años de edad y mayores. Cualquier persona menor de 16 años no debe vacunarse a menos que esté inscrita en un ensayo clínico.
  • Aunque se han inscrito niños de hasta 12 años en estudios de vacunas, la FDA aún no ha autorizado ninguna vacuna contra el COVID-19 para niños menores de 16 años.
  • Cualquier uso de la vacuna para niños más pequeños solamente se realizaría después de los ensayos clínicos apropiados y la autorización de la FDA. Seguiremos supervisando los ensayos clínicos de Pfizer y Moderna que se están llevando a cabo actualmente con el objetivo de que la vacuna contra el COVID-19 esté disponible para los niños en el futuro, y actualizaremos nuestros protocolos de vacunación si se conceden nuevas autorizaciones según las directrices de la FDA y los CDC.
     

  • La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) requiere de una dosis. Las vacunas de Pfizer y Moderna requieren dos dosis. Las dosis de Pfizer deben administrarse con 21 días de diferencia y las dosis de Moderna deben administrarse con 28 días de diferencia.
  • Si no es posible obtener la segunda dosis en el día programado, la segunda dosis se puede administrar antes, hasta 4 días antes de la fecha programada. Además, la segunda dosis se puede administrar hasta 42 días (6 semanas) después de la primera dosis. A esto se le llama período de gracia.
  • Las vacunas de ARNm contra el COVID-19 no son intercambiables. La segunda dosis de cualquier vacuna contra el COVID-19 debe realizarse con el mismo producto de vacuna que la primera dosis.
  • Obtenga más información sobre cómo obtener su segunda dosis al leer estas preguntas frecuentes.
     

  • Sí, está bien tomar todos los medicamentos recetados como de costumbre.
     

  • Evite tomar medicamentos de venta libre para el dolor o la fiebre antes de vacunarse. Existe la posibilidad teórica de que hacerlo podría reducir la eficacia de la vacuna.
  • Si para usted hacer esto es normalmente seguro, puede tomar analgésicos de venta libre o medicamentos para la fiebre después de recibir la vacuna y una vez que comience a sentir efectos secundarios.

  • Los CDC recomiendan esperar un mínimo de 14 días antes y después de la administración de otras vacunas antes de recibir la primera y segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19. La razón se debe a que no hay suficientes datos sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra el COVID-19 que se administran al mismo tiempo que otras vacunas. Sin embargo, en situaciones en las que se considera que los beneficios de ambas vacunas superan los posibles riesgos desconocidos, la vacuna de ARNm contra el COVID-19 y otras vacunas pueden administrarse antes de los 14 días.

  • Estamos trabajando con agencias locales de salud pública, proveedores de atención médica, farmacias y diversos socios comunitarios para asegurarnos de que todos tengan acceso a la vacuna cuando sea su turno.
  • La Administración Biden-Harris ha lanzado el Programa Federal de Farmacias Minoristas para la Vacunación contra el COVID-19. Los habitantes de Colorado tienen la oportunidad de recibir la vacuna bajo este programa en farmacias seleccionadas. En Colorado, las farmacias participantes son Walmart, Sam’s Club, Safeway, Cardinal, City Market/King Soopers y Costco.
  • Para ver la lista actual de proveedores de vacunas en el estado, visite el sitio web del estado, Dónde puedo vacunarme.
     

  • La vacuna es gratuita. Los proveedores no deben pedirle que pague la vacuna u otros costos administrativos, independientemente del estatus de su seguro médico. Si tiene seguro médico, el proveedor puede solicitar el reembolso de su compañía de seguro médico por estos cargos, pero no le deben cobrar.
  • No se permitirá que los proveedores lo rechacen por su incapacidad para pagar o por el estatus actual de su cobertura médica. Medicare, Medicaid y los seguros privados deben cubrir el costo de las vacunas contra el COVID-19. Si usted no tiene seguro médico, los proveedores pueden solicitar un reembolso a través del Fondo de Ayuda para Proveedores, el cual es distribuido por la Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA, por sus siglas en inglés).
  • En el improbable caso de que su proveedor requiera un pago por su cita de vacunación, usted debe hacer preguntas sobre los cargos que le están cobrando y por qué. Usted debe pedir una factura detallada o un recibo del proveedor y después solicitar el reembolso de su compañía de seguros.
  • Si tiene problemas con su compañía de seguros, puede comunicarse con la División de Seguros llamando al 303-894-7490 o por correo electrónico a DORA_Insurance@state.co.us.
  • Si alguien le está pidiendo que pague por una vacuna o una cita de vacunación, esto podría tratarse de una estafa. Puede reportar posibles estafas de vacunación a la Procuraduría General del Estado de Colorado en nomasfraudecolorado.gov.

  • Como con otras vacunas de rutina, usted deberá compartir cierta información personal con su proveedor de vacunas cuando reciba la vacuna contra el COVID-19. Esto puede incluir su nombre, fecha de nacimiento e información de contacto. Su privacidad es la prioridad más importante y su información solo se utilizará para la distribución de vacunas e información de seguimiento sobre la vacuna.
  • Compartir su identidad y parte de su historial médico permite que la vacuna se administre de forma segura, efectiva y responsable. Su registro de vacunación es información médica personal confidencial, y los organismos de salud pública nunca lo compartirá públicamente.
  • El departamento de Salud del estado mantiene el Sistema de Información de Inmunización de Colorado (CIIS, por sus siglas en inglés), un sistema informático confidencial y seguro, basado en la población, que reúne y consolida datos procedentes de diversas fuentes sobre vacunas y exenciones a nivel individual para los habitantes de Colorado de todas las edades. Los proveedores de atención médica tienen acceso limitado al CIIS debido a que necesitan ingresar y acceder a los datos de sus pacientes.
  • Conforme a las leyes de Colorado, puede optar por eliminar su información de vacunación del CIIS en cualquier momento. A esto se le conoce como exclusión voluntaria.
  • El departamento de salud del estado envía diariamente los datos anónimos de la administración de la vacuna contra el COVID-19 a los CDC, según se requiera. El estado ha trabajado para asegurar que no se comparta con los CDC información de identificación personal como su nombre o dirección completa.

  • No necesita una identificación emitida por el gobierno como una licencia de conducir o un pasaporte para recibir la vacuna. Algunos formularios médicos pueden tener una casilla para ingresar su número de seguro social, pero no es necesario que lo haga.
  • Si un proveedor le pide que muestre una identificación para poder vacunarse, puede enviar un reporte usando el Formulario de Preocupaciones del COVID-19 del estado.

  • No. Las personas no necesitan ser residentes de tiempo completo de Colorado, ni de un condado de Colorado en particular, para ser vacunadas por los proveedores inscritos. Si las personas cumplen con los criterios de elegibilidad en la Priorización por Fases de Colorado, deben ser vacunadas de la misma manera que otros habitantes de Colorado que son elegibles.
     

  • El CDC no recomienda hacerse la prueba para saber si está infectado antes de vacunarse. Si no tiene ningún síntoma y no ha estado expuesto recientemente al COVID-19, no es necesario que se haga la prueba antes de decidir si se vacuna o no.

Recibir la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19

  • Le recomendamos encarecidamente que se ponga ambas dosis con el mismo proveedor de la vacuna. Al hacerlo, se asegura de que reciba el mismo producto de vacuna para ambas dosis en el momento correcto.
  • Tenga en consideración que la segunda dosis de cualquier vacuna contra el COVID-19 debe ser del mismo producto de vacuna que la primera dosis.

  • Debe hacer todo lo posible por recibir la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 exactamente 21 días después de la primera dosis de Pfizer, y 28 días después de la primera dosis de Moderna. Planifique de manera que pueda recibir la segunda dosis de su vacuna en el momento correcto.
  • Si no es posible obtener la segunda dosis en el día programado, la segunda dosis se puede administrar antes, hasta 4 días antes de la fecha programada. Además, la segunda dosis se puede administrar hasta 42 días (6 semanas) después de la primera dosis. A esto se le llama período de gracia.
  • No hay mucha información sobre qué tan bien funcionará la vacuna si se administra fuera del período de gracia. Pero si la segunda dosis se administra accidentalmente fuera del período de gracia, no es necesario reiniciar la serie de vacunación.

  • Haga todo lo posible para asegurarse de que su segunda dosis sea del mismo producto de vacuna que la primera dosis. Hay estudios que han demostrado que las vacunas son seguras y funcionan bien cuando se usa el mismo producto de vacuna para ambas dosis.
  • Si por alguna razón recibe un producto diferente para su segunda dosis, no necesita repetir la vacunación nuevamente con dosis adicionales.

  • Aunque los estudios actuales muestran que se necesitan dos dosis de la vacuna para tener una efectividad del 95%, no hay evidencia de que tomar una sola dosis tenga efectos dañinos en su salud. Si no recibe la segunda dosis, no estará completamente inmunizado y tendrá un mayor riesgo de contraer el COVID-19 sintomático (con síntomas) que si hubiese recibido ambas dosis.

Efectos secundarios de la vacuna

  • Puede experimentar efectos secundarios de leves a moderados después de recibir la vacuna. Los efectos secundarios suelen desaparecer por sí solos después de unos días. Los efectos secundarios más comunes son:
    • Dolor, hinchazón y enrojecimiento en el lugar de la inyecciónn.
    • Dolor, sensibilidad e hinchazón de los ganglios linfáticos en el mismo brazo de la inyección.
    • Fatiga.
    • Dolor de cabeza.
    • Dolor muscular.
    • Resfriado.
    • Dolor en las articulaciones.
    • Náusea/vómito.
    • Fiebre.
  • Diferentes personas pueden experimentar diferentes efectos secundarios, incluso si reciben la misma vacuna.
  • El proceso de crear inmunidad puede causar síntomas. Estos síntomas son normales y muestran que el sistema inmunológico de su cuerpo está respondiendo a una vacuna. Otras vacunas de rutina, como la vacuna contra la influenza, tienen efectos secundarios similares.
  • Si siente molestias después de la primera dosis de la vacuna, es muy importante que reciba la segunda dosis unas semanas después para una protección completa.
  • Para obtener información detallada sobre los efectos secundarios de las vacunas, consulte el informe de los CDC sobre la vacuna Pfizer y la vacuna Moderna.

  • Algunas personas han reportado sentir mareos, aturdimiento, desmayarse, respiración rápida y síntomas de sudoración inmediatamente después de recibir las vacunas contra el COVID-19 en varios estados, incluyendo Colorado.
  • El 7 de abril, 11 personas reportaron síntomas como estos en el centro de vacunación comunitario de Dick's Sporting Goods en Colorado. Los servicios médicos de emergencia trasladaron a dos de los pacientes al hospital para su observación, y trataron a las otras nueve personas con jugo y agua. Los dos pacientes trasladados al hospital fueron dados de alta del servicio de emergencias y no fueron ingresados. Las vacunaciones en el centro se suspendieron temporalmente, y se reanudaron después de que el departamento de salud pública no encontró ningún motivo de preocupación.
  • Sentirse ansioso o desmayarse puede ser común al recibir cualquier vacuna o someterse a cualquier tipo de procedimiento médico, como una extracción de sangre. Cuando se presente a su cita de vacunación, lleve una bebida y un refrigerio, o pídale a un amigo o familiar que lo acompañe y lo ayude a tranquilizarse. Informe al personal clínico si se siente mareado, ya que puede ser necesario que le pidan poner los pies en alto temporalmente, o que le den algo de beber. Obtenga más información sobre los desmayos después de la vacunación de los CDC.
  • Los CDC, la FDA y otros socios federales seguirán monitoreado la seguridad de las vacunas contra el COVID-19.
  • Obtenga más más información sobre la Seguridad de las Vacunas.
     

  • Si ha recibido una vacuna contra el COVID-19 y cree que podría estar teniendo una reacción alérgica grave después de irse del lugar de la vacunación, busque atención médica inmediata llamando al 911.
  • En la mayoría de los casos, la molestia causada por la fiebre o el dolor después de recibir la vacuna es normal. Comuníquese con su médico o proveedor de atención médica:
    • Si el enrojecimiento o la sensibilidad en el lugar donde recibió la inyección aumentan después de 24 horas.
    • Si sus efectos secundarios le preocupan o parece que no desaparecen después de unos días.

  • Los efectos secundarios después de la segunda dosis pueden ser más intensos o causar más molestias que los efectos secundarios después de la primera dosis. En algunos casos, los efectos secundarios pueden ser lo suficientemente serios como para interferir con su trabajo y otras actividades diarias normales, por uno o dos días.
  • Si experimenta efectos secundarios más intensos, manténgase bien hidratado, descanse y considere tomar medicamentos de venta libre como el paracetamol o el ibuprofeno (si normalmente es seguro que usted los tome). Los efectos secundarios son una prueba de que su cuerpo está desarrollando inmunidad en respuesta a la vacuna y normalmente desaparecerán por sí solos en uno o dos días.
  • Aun si siente molestias por la vacuna, es importante que reciba ambas dosis para tener una protección completa.
  • Para obtener más información sobre la segunda dosis de la vacuna, consulte la sección "Recibir su segunda dosis de la vacuna" de estas preguntas frecuentes.
     

  • Debido a que el cuerpo ya ha respondido a una dosis de la vacuna, la segunda dosis puede causar una respuesta inmune más fuerte en su cuerpo. Estos efectos secundarios son esperados y muestran que su cuerpo continúa desarrollando inmunidad. Está bien si usted no siente ningún efecto secundario, esto no significa que la vacuna no está funcionando.

  • Los efectos secundarios de la vacuna generalmente ocurren uno o dos días después de recibir la vacuna y pueden incluir fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y fatiga. Si experimenta los efectos secundarios esperados dentro de uno o dos días después de recibir una vacuna, es probable que signifique que no es contagioso y no necesita aislarse.
  • Las vacunas actualmente autorizadas no contienen el virus que causa la enfermedad del COVID-19. Todas las vacunas actualmente autorizadas están desactivadas. La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) contiene adenovirus modificado, un virus diferente e inocuo, pero este virus no puede replicarse ni enfermarlo.
  • La tos, la falta de aire, la congestión nasal, el dolor de garganta o la pérdida del gusto u olfato no son efectos secundarios reconocidos de la vacuna y pueden indicar una infección por COVID-19 (u otra infección).
  • Obtenga más información sobre las guías de cuarentena y aislamiento para personas vacunadas en estas preguntas frecuentes.

  • Sí. Las personas tienen diferentes reacciones ante las vacunas. Mientras que muchas personas tienen efectos secundarios, algunas no. A pesar de que no tiene efectos secundarios, lo más probable es que la vacuna está funcionando.

  • Si bien es poco común, las vacunas contra el COVID-19 pueden causar reacciones alérgicas leves en algunas personas, como picazón o sarpullido. En casos extremadamente raros, algunas personas pueden tener una reacción alérgica grave (por ejemplo, la anafilaxia). Si esto ocurre, los proveedores de la vacuna pueden tratar la reacción de forma inmediata y efectiva.
  • La anafilaxia después de recibir una vacuna de ARNm contra el COVID-19 es poco común y ocurre en aproximadamente 2 a 5 personas por cada millón de personas que fueron vacunadas, basado en los eventos reportados al Sistema de Notificación en caso de Efectos Adversos de la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés). Datos similares aún no están disponibles para la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson).
  • El proveedor de atención médica que le está administrando la vacuna lo monitoreará para cualquier reacción alérgica que pueda tener después de haber recibido la vacuna. Lo observarán por al menos 15 minutos después de la inyección (o por 30 minutos si tiene historial de anafilaxia o si tuvo alguna reacción alérgica inmediata de cualquier seriedad ante una vacuna o terapia inyectable).
  • Si tuvo una reacción después de haber recibido la vacuna, contacte a su proveedor de atención médica. También puede enviar un reporte al Sistema de Notificación en caso de Efectos Adversos de la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés).
     

  • Las personas con un historial de reacciones alérgicas graves ante cualquier componente de la vacuna contra el COVID-19, no deberán recibir esa vacuna. Para obtener una lista completa de los ingredientes, consulte la hoja informativa de cada vacuna (Moderna, Pfizer o Janssen (Johnson & Johnson). Ninguna de las vacunas contiene huevos, conservantes ni látex.
  • Además, las personas que hayan tenido una reacción alérgica inmediata (en segundos o minutos) de cualquier gravedad a las dosis anteriores de una vacuna contra el COVID-19, sus componentes o al polisorbato, no deben recibir dosis adicionales.
  • Las personas que han tenido reacciones alérgicas graves a otras vacunas o terapias inyectables en el pasado deben tener cuidado y hablar con su proveedor de atención médica antes de decidir si se vacunan.
  • Las personas con un historial de reacciones alérgicas graves que no están relacionadas con ninguna vacuna o terapia inyectable, pueden recibir la vacuna contra el COVID-19.
     

  • Si tiene una lesión física grave como resultado directo de la vacuna contra el COVID-19, puede presentar un reclamo por gastos médicos, pérdida de ingresos laborales y beneficios por fallecimiento para sobrevivientes a través del Programa de Compensación por Daños Causados por Contramedidas (CICP, por sus siglas en inglés).
  • No necesita ser ciudadano estadounidense para presentar un reclamo o recibir beneficios del Programa de Compensación por Daños Causados por Contramedidas (CICP), en caso de calificar para el mismo.

Condiciones de salud y la vacuna

  • Sí. Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia pueden elegir vacunarse. Hablar con un proveedor de atención médica puede ayudar a decidir si se vacuna o no, pero no es un requisito para ser vacunada.
  • En base a la información actual, los expertos creen que las vacunas de ARNm (por ejemplo, las vacunas de Pfizer y de Moderna) son poco probables de presentar riesgos en mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia, o para sus bebés. No obstante, las mujeres embarazadas y/o en periodo de lactancia no formaron parte de los ensayos clínicos de las vacunas contra el COVID-19 actualmente autorizadas. Por lo tanto, no hay información disponible acerca de la seguridad de estas vacunas en mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia. Los datos muestran que si bien el riesgo general para mujeres embarazadas con el COVID-19 es bajo, ellas corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave o la muerte.
  • No se cree que las vacunas de ARNm sean un riesgo para los bebés en periodo de lactancia.
  • La Academia de Medicamentos durante el Periodo de Lactancia recomienda que las mujeres lactantes que han recibido la vacuna, continúen amamantando a sus bebes luego de haber sido vacunadas. La leche materna contiene anticuerpos y otros componentes que pueden estimular el sistema inmunológico de los bebés y protegerlos contra enfermedades. La investigación inicial ha demostrado que la leche materna contiene anticuerpos. Se cree que los anticuerpos creados después de que una mujer que amamanta reciba la vacuna, podrán ser transferidos a la leche materna y podrá brindarle protección al bebé.
  • Para más información acerca de las vacunas contra el COVID-19 y el embarazo, vea las Preguntas Frecuentes sobre el embarazo y la lactancia del CDPHE.

  • Las personas inmunocomprometidas pueden recibir la vacuna contra el COVID-19 si no tienen contraindicaciones o una razón para creer que vacunarse pueda ser dañino para su salud. Sin embargo, es importante hablar con su proveedor de atención médica si tiene preguntas acerca de la seguridad y la efectividad de la vacuna en las poblaciones inmunocomprometidas, así como el potencial para respuestas inmunológicas reducidas.
  • Las personas que viven con el VIH, otras condiciones inmunocomprometidas, o que toman medicamentos inmunosupresores o terapias, pueden estar en mayor riesgo de enfermarse gravemente con el COVID-19. Actualmente, no hay suficiente cantidad de datos para establecer la seguridad y efectividad de la vacuna en estos grupos.
  • Las personas con una infección del VIH estable fueron incluidas en las fases 2 y 3 de los ensayos clínicos, pero aún no está disponible la información de este grupo.
  • Ninguna de las vacunas actualmente autorizadas contiene el virus que causa el COVID-19. Una vacuna contra el COVID-19 no pueden contagiarlo con el COVID-19.

Cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19

  • Todas las vacunas disponibles han demostrado ser altamente eficaces para prevenir enfermedades moderadas, graves y críticas a causa del COVID-19, así como hospitalización y muerte.
  • Recibir cualquier vacuna contra el COVID-19 autorizada le dará más protección que no recibir una vacuna contra el COVID-19. Todas las vacunas contra el COVID-19 autorizadas son herramientas eficaces para detener la crisis provocada por la pandemia lo antes posible.

  • Comparar directamente las tasas de eficacia entre las vacunas puede ser difícil porque los ensayos clínicos para cada una de ellas fueron diseñados de manera distinta y midieron los resultados de maneras distintas y en diferentes poblaciones en diferentes momentos.

    • Pfizer reportó que después de 7 días, su vacuna es aproximadamente 95% eficaz para prevenir el comienzo de cualquier síntoma del COVID-19. Moderna concluyó una tasa de efectividad del 94% a los 14 días.

    • Janssen (Johnson &Johnson) ha reportado que, a nivel mundial, su vacuna es 66% eficaz para prevenir síntomas del COVID-19 de moderados a graves/críticos después de 28 días. El ensayo de Janssen también concluyó que la vacuna es aproximadamente 86% eficaz para prevenir enfermedades graves o críticas a causa del COVID-19 en participantes estadounidenses después de 28 días.

  • Las tres vacunas funcionan muy bien para evitar que se enferme gravemente a causa del COVID-19.

  • Siempre y cuando el suministro esté limitado, la mejor vacuna es la que puede obtener más pronto. Entre más personas estén vacunadas, más cerca estaremos de llegar al fin de la pandemia.

  • Ninguna de las vacunas actualmente autorizadas contiene el virus SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del COVID-19. Todas las vacunas actualmente autorizadas están desactivadas. La vacuna Janssen (Johnson & Johnson) contiene un adenovirus modificado, un virus diferente e inocuo, pero este virus no puede replicarse ni enfermarlo.
     

  • Todas las vacunas contra el COVID-19 autorizadas enseñan a su cuerpo cómo hacer proteínas de pico como las que cubren el virus del COVID-19. Su cuerpo aprende a combatir la proteína de pico sin tener que luchar contra el virus completo. Si usted está expuesto a una persona con COVID-19 después de vacunarse, su cuerpo reconocerá las proteínas de pico y recordará cómo combatirlas antes de que el virus lo enferme.
  • Mientras que todas las vacunas contra el COVID-19 contienen instrucciones sobre cómo hacer proteínas de pico, estas instrucciones están escritas de distintas maneras. Las vacunas de vectores virales, como la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson), utilizan un fragmento de ADN de doble cadena para enseñar a su cuerpo cómo combatir el COVID-19. Las vacunas de ARNm, como las vacunas de Pfizer y Moderna, utilizan ARNm de una sola cadena. El objetivo de cada vacuna es el mismo — simplemente utilizan una estrategia diferente para lograr ese objetivo.
  • La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) es más duradera que cualquiera de las vacunas de ARNm autorizadas. Se puede almacenar hasta tres meses a temperaturas normales de refrigeración (36-46 °F o 2–8 °C).
  • La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) solo requiere una dosis. Las vacunas de Pfizer y Moderna requieren dos dosis.
     

  • Las vacunas de Pfizer y Moderna son ambas vacunas de ARNm. Estas vacunas ayudan a nuestro cuerpo a generar una respuesta inmunitaria al virus del COVID-19. Las vacunas de ARNm enseñan a nuestras células cómo producir una proteína de pico inofensiva que es única del virus que causa el COVID-19. Después de que nuestras células hacen copias de la proteína, el sistema inmunitario reconoce que la proteína no debería estar en nuestro organismo y genera anticuerpos para recordar cómo combatir al virus si nos infectamos en el futuro.
  • Un anticuerpo es una proteína producida por el sistema inmunitario que puede reconocer un tipo específico de virus en su cuerpo. Cuando usted se expone, los anticuerpos de su organismo son capaces de reconocer las proteínas de la superficie del virus del COVID-19 para atacarlo e impedir que se replique en su cuerpo.
  • Para una explicación visual sobre cómo funcionan las vacunas de ARNm, vea el video de Stat “¿Qué son las vacunas de ARNm?”
  • Para obtener más información, visite la página web de los CDC: Información para entender cómo actúan las vacunas contra el COVID-19.
     

  • La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) es una vacuna de vectores virales. Al igual que las vacunas de ARNm, las vacunas de vectores virales ayudan a nuestros cuerpos a generar una respuesta inmune al virus del COVID-19. Las vacunas de vectores virales enseñan temporalmente a nuestras células cómo hacer una proteína de pico inocuo que es exclusiva del virus que causa el COVID-19.
  • Mientras que las vacunas de ARNm utilizan un código genético de una sola cadena llamado ARNm para escribir instrucciones para esta proteína, las vacunas de vectores virales utilizan ADN de doble cadena. Los científicos pusieron este ADN en un virus diferente llamado Adenovirus 26. Los adenovirus son virus comunes que suelen causar resfriados o síntomas similares a los de la gripe. La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) utiliza un adenovirus modificado que puede dar a sus células instrucciones sobre cómo hacer proteínas de pico. Este adenovirus no puede enfermarlo.
  • Después de que nuestras células hacen temporalmente copias de la proteína, nuestro sistema inmune reconoce que la proteína no debe estar en nuestro cuerpo y genera anticuerpos para recordar cómo combatir el virus si estamos expuestos en el futuro.
  • Un anticuerpo es una proteína producida por el sistema inmune que puede reconocer un tipo específico de virus en su cuerpo. Cuando usted es expuesto, los anticuerpos de su cuerpo son capaces de reconocer proteínas en la superficie del virus del COVID-19 para atacar y evitar que se repliquen en su cuerpo.
  • Para obtener más información, visite el sitio web Entendiendo las vacunas de vectores virales contra el COVID-19 de los CDC.
     

  • No, el ARNm de las vacunas contra el COVID-19 nunca entra en el núcleo de las células y no afecta su ADN. Los ARNm son moléculas genéticas temporales que se producen de forma natural y que instruyen a sus células sobre cómo crear ciertas proteínas de pico en nuestro cuerpo. Minutos a horas después de que el ARNm es leído por las células, el cuerpo destruye el ARNm utilizando una enzima especial. Después de que sus células hacen copias de la proteína del virus, su sistema inmune se activa y reconoce que la proteína no debería estar en su cuerpo. Entonces su organismo produce anticuerpos para recordar cómo combatir el virus si usted está expuesto en el futuro.

  • No, el ADN suministrado por el vector viral no hará ningún cambio a largo plazo en los genes de su cuerpo. El ADN entra en algunas de las células para dar instrucciones temporales sobre cómo hacer proteínas de pico. Cuando las células vacunadas mueren, el ADN no afecta a ninguna otra célula. Las vacunas de vectores virales no pueden cambiar el genoma de su cuerpo.
  • Después de que sus células hacen copias de la proteína del virus, su sistema inmune se activa y reconoce que la proteína no debe estar en su cuerpo. Su cuerpo entonces construye anticuerpos para que recuerde cómo combatir el virus si usted está expuesto en el futuro.
     

Seguridad de las vacunas


Para más información, visite la página de los CDC: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/safety.html

  • Los efectos secundarios graves (también conocidos como eventos adversos) son extremadamente raros. El gobierno federal se toma en serio todos los informes de eventos adversos de las vacunas.
  • El CDC y el FDA están revisando los datos informados que involucran seis casos de un tipo raro y grave de coágulos de sangre en personas que recibieron la vacuna Janssen (Johnson & Johnson). Alrededor de 6.8 millones de personas han recibido la vacuna Janssen en los EE.UU. desde que se autorizó.
    • Los seis casos ocurrieron en mujeres entre las edades de 18 y 48 años, y los síntomas ocurrieron 6 a 13 días después de vacunación.
    • Como medida de precaución, Colorado está dando pausa a la administración de la vacuna Janssen hasta que el CDC y el FDA completen sus análisis. Una de las razones por la cual el FDA y el CDC están recomendando esta pausa es para asegurar que los proveedores de salud estén al tanto de las posibilidades de estos adversos, pero raros eventos, y que puedan responder en consecuencia. El tratamiento para estos tipos de coágulos no es el tratamiento común y, por lo tanto, se necesita tiempo para asegurar que los proveedores de salud conozcan como reconocer y tratar estas raras ocurrencias.
    • Si tiene una cita para recibir la vacuna Janssen, puede que en vez reciba la vacuna Pfizer o Moderna en su cita. Su proveedor de salud pude que también se comunique con usted para volver a programar su cita.
    • Personas qu han recibido la vacuna Janssen que presentan dolor de cabeza grave, dolor abdominal, dolor de pierna, o falta de respiración dentro de tres semanas después de vacunación deben de comunicarse con su proveedor de salud.
  • Los CDC utilizan muchos sistemas de supervisión de la seguridad de las vacunas, incluido el Sistema de Notificación en Caso de Efectos Adversos a la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés), para vigilar los efectos adversos después de la vacunación. El VAERS es útil para detectar rápidamente patrones inusuales o inesperados de notificación de eventos adversos que podrían señalar un posible problema de seguridad con una vacuna.
  • VAERS acepta informes de cualquier evento adverso después de la vacunación, incluso si no está claro que la vacuna haya causado un efecto secundario grave.
  • Los CDC, la FDA y otros socios federales seguirán monitoreando la seguridad de las vacunas contra el COVID-19. Obtenga más información sobre los Eventos Adversos Seleccionados de los CDC, notificados después de la vacunación contra el COVID-19.
     

  • Hasta la fecha, los CDC no han encontrado ninguna tendencia en la causa de muertes que sugiriera un problema de seguridad en las vacunas contra el COVID-19.
  • Dada la tendencia natural de muertes en la población, algunas personas han fallecido después de recibir la vacuna, pero es porque hay muertes todos los días que resultan de varias razones.
  • Los reportes de muerte después de la vacunación no necesariamente significan que la vacuna causó la muerte.
  • Los CDC hacen un seguimiento de cualquier muerte reportada y piden información adicional y buscan conocer más sobre lo que ocurrió para determinar si la muerte fue a causa de la vacuna o no.
  • Los CDC, la FDA y otros socios federales continuarán con el monitoreo de la seguridad de las vacunas contra el COVID-19. Encuentre más información sobre los Eventos Adversos Reportados y Seleccionados de los CDC después de vacunación contra el COVID-19.

  • Al desarrollar una vacuna contra el COVID-19, los investigadores tuvieron que trabajar rápidamente, pero no a riesgo de la seguridad de las personas. Los investigadores no se brincaron ningún paso. La seguridad y efectividad fueron las prioridades principales.
  • El plazo acelerado para el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19 fue posible por varias razones:
    • Los investigadores pudieron usar años de investigación previa en otros virus y vacunas para ayudar a informar un proceso de desarrollo de la vacuna contra el COVID-19.
    • Todas las personas involucradas dedicaron todos sus recursos y tiempo para desarrollar una vacuna contra el COVID-19. Esto incluye a instituciones de investigación, compañías farmacéuticas, agencias gubernamentales y organizaciones filantrópicas.
    • Muchos gobiernos alrededor del mundo, incluyendo el gobierno de los EE.UU., y donantes privados invirtieron en la vacuna, lo cual permitió que las compañías farmacéuticas se enfocaran en la investigación inmediatamente.
    • Finalmente, gracias a la ayuda financiera, los investigadores pudieron realizar varias partes del proceso de desarrollo de manera paralela en lugar de una después de la otra. Usualmente, cada fase en un ensayo clínico termina antes de que comience la siguiente fase, con varios meses a un año o más entre cada fase. Debido a la emergencia presentada por la pandemia, los investigadores desarrollaron las vacunas de manera paralela, lo que significa que completaron los pasos necesarios al mismo tiempo o con cierta superposición. No se saltaron ningún paso en el proceso de desarrollo de la vacuna contra el COVID-19.
       

  • La FDA requiere que las vacunas se sometan a un riguroso proceso científico, que incluye tres fases de ensayos clínicos, antes de autorizarlas o aprobarlas. Los ensayos de las vacunas contra el COVID-19 están sujetas a los mismos estándares de seguridad que los ensayos de otras vacunas.
  • El Comité Independiente de Monitoreo de la Seguridad y los Datos que supervisa los ensayos de la Fase 3 de las vacunas de Pfizer y Moderna no ha encontrado o reportado ningún problema grave de seguridad. Todos los estudios de la fase 3 tienen comités de Monitoreo de la Seguridad y los Datos. Los comités están formados por científicos independientes contratados por la empresa para revisar los datos de seguridad y verificar a intervalos regulares si la empresa debe cancelar o continuar con el estudio.
  • Además, dos comités asesores independientes revisarán los datos de seguridad de una vacuna antes de que se ponga a disposición del público. Estos comités son el Comité Asesor sobre Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC, por sus siglas en inglés), que asesora a la FDA, y el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP), que asesora a los CDC.

  • Las vacunas de hoy en día usan sólo los ingredientes que necesitan para ser tan seguras y efectivas como sea posible. Cada ingrediente de una vacuna tiene un propósito específico: proporcionar inmunidad (protección) y mantener la vacuna segura y duradera.
  • Todas las vacunas contienen antígenos o elementos que desencadenan la producción de antígenos. Los antígenos hacen que las vacunas funcionen, haciendo que el organismo genere la respuesta inmunitaria necesaria para protegerse de las infecciones. Los antígenos vienen en varias formas. La forma utilizada en una vacuna se elige porque los estudios demuestran que es la mejor manera de protegerse contra una infección en particular.
  • Otros ingredientes de las vacunas pueden incluir preservativos, para mantener los gérmenes fuera; los coadyuvantes, para ayudar a la vacuna a estimular la respuesta inmunitaria; y los aditivos, que ayudan a mantener la efectividad de la vacuna durante el almacenamiento. Cada ingrediente tiene una función específica y ha sido estudiado rigurosamente. Estos ingredientes son seguros para los humanos en las cantidades usadas en las vacunas.
  • Para ver una lista completa de los ingredientes, por favor lea cada hoja informativa de la vacuna (Moderna o Pfizer).

  • La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) incluye etanol, una forma de alcohol, como ingrediente inactivo.
  • Ninguna de las vacunas actualmente autorizadas contiene células o tejidos humanos. Sin embargo, algunas líneas celulares humanas se utilizaron en la producción de la vacuna de Janssen. Pfizer y Moderna utilizaron líneas celulares humanas para probar sus vacunas.
    • A veces se usan líneas celulares humanas en las primeras etapas del desarrollo de vacunas porque los virus a partir de los cuales se fabrican esas vacunas necesitan células vivas para reproducirse. Estas líneas celulares provinieron originalmente de tejido fetal de hace más de 30 años. Ninguno de los tejidos originales permanece hoy en día: todas las células descendientes se cultivan en laboratorios. No se requiere tejido fetal nuevo en el desarrollo y producción continuo de vacunas.
    • Al igual que con todas las vacunas de vectores virales, múltiples pasos de purificación aseguran que las células no estén en el producto final de la vacuna.
    • Para obtener más información sobre las líneas celulares humanas, consulte el sitio web: Cepas Celulares Humanas en el Desarrollo de Vacunas, del Colegio de Médicos de Filadelfia.
  • Para obtener una lista completa de los ingredientes, consulte la hoja informativa de cada vacuna (Moderna, Pfizer o Janssen).
  • Si tiene preocupaciones éticas acerca de las vacunas, le recomendamos que hable con sus líderes religiosos sobre ellas.
     

  • Actualmente, no hay una razón científica o evidencia que sugiera que las vacunas de ARNm contra el COVID-19 tengan ningún efecto sobre la fertilidad. Los médicos y los investigadores seguirán monitoreando de cerca por cualquier problema. Por favor consulte con su doctor sobre cualquier preocupación que usted tenga.

  • La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoriza y aprueba el uso de vacunas. Antes de que la FDA apruebe una vacuna, el fabricante debe realizar investigaciones y pruebas rigurosas para garantizar la seguridad y la efectividad de la vacuna. La FDA revisa y verifica de manera independiente la información de estas pruebas. Entonces decide si la vacuna puede ser autorizada y dada al público.
  • En determinadas situaciones de emergencia, la FDA puede emitir una Autorización de Uso por Emergencia (EUA, por sus siglas en inglés) para brindar acceso oportuno a medicamentos esenciales cuando no hay otras opciones disponibles.

  • Las vacunas deben pasar por una evaluación científica detallada antes de que puedan ser presentadas a la FDA para su aprobación. Cada fase de la evaluación incluye tres estudios de investigación clínica diferentes. En el estudio o ensayo de investigación clínica, las personas se ofrecen para participar como voluntarias. Cada ensayo clínico enfatiza la seguridad de la vacuna en las personas. A medida que la investigación avanza hacia la siguiente fase, el grupo de voluntarios se hace más grande para incluir más diversidad de personas y circunstancias.
    • En la Fase 1 participan de 20 a 100 voluntarios sanos para evaluar la seguridad y los efectos secundarios frecuentes de la vacuna.
    • La Fase 2 involucra a varios cientos de voluntarios para reunir información sobre la seguridad de la vacuna, la dosis y la capacidad de estimular una respuesta inmunitaria.
    • La Fase 3 involucra a varios miles de voluntarios y un marco de tiempo más largo que los estudios anteriores. Junto con la seguridad y los efectos secundarios, la mayoría de los estudios de Fase 3 se centran en la eficacia, es decir, qué tan bien funciona la vacuna en los ensayos clínicos, y comparan a las personas que han recibido la vacuna con las que reciben un placebo (una inyección sin la vacuna real). Durante estos estudios, ni los participantes ni los responsables del estudio saben quién recibió la vacuna y quién el placebo hasta el final del estudio. Esta fase proporciona las pruebas científicas más sólidas posibles que muestran la diferencia entre las personas que han sido vacunadas y las que no lo han sido, tanto en lo que respecta a la seguridad como a la eficacia.

  • Las personas se ofrecen como voluntarias para participar en estudios de investigación clínica. Todos los voluntarios del estudio deben pasar por un proceso llamado consentimiento informado, que garantiza que comprenden todos los riesgos y beneficios de participar en el estudio, y se les recuerda que pueden abandonarlo en cualquier momento sin perder ninguno de sus derechos o beneficios.
  • Cada ensayo clínico enfatiza la seguridad de la vacuna en las personas. A medida que la investigación avanza hacia la siguiente fase, el grupo de voluntarios se hace más grande para incluir más diversidad de personas y circunstancias.
  • Un grupo diverso de personas se ofreció a participar en cada fase de los ensayos clínicos, incluyendo a las poblaciones afectadas de manera desproporcionada por el COVID-19 debido a generaciones de desigualdades sistémicas. Por ejemplo, en los ensayos clínicos de Pfizer, alrededor del 42 % de los voluntarios se identificaron como asiáticos, negros/afroamericanos, hispanos/latinos o nativos americanos. Alrededor del 37 % de los voluntarios de los ensayos de Moderna se identificaron como asiáticos, negros/afroamericanos, hispanos/latinos u otros.

  • Una vez que los ensayos clínicos puedan demostrar la seguridad y la eficacia de la vacuna en una dosis apropiada, el fabricante solicita a la FDA otorgar una licencia para que la vacuna pueda ser utilizada en la población general.
  • La FDA revisa todos los datos de los estudios clínicos por fases utilizando protocolos y procedimientos rigurosos. La vacuna no es aprobada ni se le otorga la licencia hasta que la FDA pueda garantizar que la vacuna es segura y eficaz.
  • En casos de emergencia, como la actual pandemia por el COVID-19, las vacunas también pueden recibir una Autorización de Uso de Emergencia (EUA). La FDA suele emitir la EUA para una población específica. Después de recibir la EUA, el fabricante sigue supervisando los ensayos clínicos, así como reuniendo y analizando datos. Con más datos, el fabricante puede entonces presentar a la FDA una Solicitud de Licencia de Biológicos (BLA, por sus siglas en inglés) para que la vacuna pueda ser utilizada más ampliamente que en la EUA original.

  • Para cada vacuna autorizada por la FDA, el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) revisa cuidadosamente todos los datos disponibles sobre la vacuna provenientes de los ensayos clínicos y de otros estudios, y hace recomendaciones para el uso de la vacuna en el público en general. Las recomendaciones incluyen los grupos que deben y que no deben recibir la vacuna, así como el momento, el volumen, la cantidad y el espaciamiento de las dosis en una serie de vacunas.
  • El ACIP es un comité asesor independiente que proporciona orientación sobre el mejor uso de las vacunas a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.
  • Una vez que las recomendaciones del ACIP han sido revisadas y aprobadas por los CDC y el HHS, se publican en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR, por sus siglas en inglés) de los CDC. La publicación del MMWR representa las recomendaciones finales y oficiales de los CDC para la vacunación de la población de los Estados Unidos.

  • La FDA y los CDC continúan monitoreando de cerca la seguridad de la vacuna después de que el público comienza a utilizarla. Ambas agencias cuentan con sistemas de seguridad nuevos y de larga data para un mayor control de todas las vacunas contra el COVID-19. Aprenda más sobre los sistemas para monitorear la seguridad de las vacunas:
    • V-Safe de los CDC es un nuevo verificador del estado de salud después de la vacunación, mediante un teléfono inteligente, para las personas que reciben las vacunas contra el COVID-19. Quienes reciben las vacunas pueden registrarse voluntariamente para recibir mensajes de texto y encuestas por internet de los CDC sobre cómo informar de los problemas de salud que puedan presentar tras la vacunación contra el COVID-19. El sistema también ofrecerá seguimiento telefónico a toda persona que informe de eventos adversos de importancia médica. El informe se enviará al Sistema para Informar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés), manteniendo en confidencialidad la identidad del paciente. V-safe ahora está disponible en inglés, coreano, chino simplificado, español y vietnamita.
    • Sistema para Informar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés): el VAERS es un sistema de alerta temprana que reúne y analiza informes de cualquier problema que ocurra después de la vacunación. Cualquier persona puede presentar un reporte, incluyendo los padres, los pacientes y el personal médico.
    • Enlace de Datos sobre la Seguridad de las Vacunas (VSD, por sus siglas en inglés): el VSD es una colaboración entre los CDC y varias organizaciones de salud para monitorear la seguridad de las vacunas. El sistema analiza la información sobre la salud de más de 24 millones de personas para realizar estudios sobre eventos adversos inusuales y graves después de la vacunación.
    • Monitoreo de Seguridad de Inmunización Rápida Posterior al Licenciamiento (PRISM, por sus siglas en inglés): el PRISM es el programa de monitoreo de la seguridad de la vacunación de la FDA. El PRISM monitorea activamente la seguridad de los medicamentos usando información electrónica sobre la salud de más de 190 millones de personas.
    • Proyecto de Evaluación de la Seguridad y la Inmunización Clínica (CISA, por sus siglas en inglés): el CISA es una colaboración entre los CDC y siete centros de investigación médica para responder a preguntas complejas sobre la seguridad. El CISA lleva a cabo estudios de investigación clínica para comprender mejor la seguridad de las vacunas y recomendar estrategias de prevención de los eventos adversos posteriores a la vacunación.
  • Las recomendaciones sobre las vacunas pueden cambiar si el monitoreo de la seguridad revela nueva información sobre los riesgos de las vacunas, como nuevos efectos secundarios graves. Los CDC, con la ayuda del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado, enviarán alertas de seguridad a los proveedores de servicios de salud. En caso de ser necesario, el gobierno federal puede retirar una vacuna del mercado.

Inmunidad al COVID-19

  • No estará protegido del COVID-19 inmediatamente después de recibir la vacuna. Los estudios muestran que toma alrededor de dos semanas después de que recibió la última dosis requerida para que su cuerpo pueda protegerse contra la enfermedad.
  • La información actual sugiere que es posible que alguien que ha sido vacunado contra el COVID- 19 pueda todavía tener una infección leve o asintomática o contagiar el virus a otros. Así que es importante seguir tomando precauciones. Continúe usando tapabocas y practicando el distanciamiento físico hasta que quede claro que es seguro no hacerlo.
  • Aunque ninguna vacuna es 100 % efectiva, Pfizer y Moderna han reportado que sus vacunas tienen una efectividad del 95 %.
     

  • Los científicos están trabajando para aprender más sobre las variantes del COVID-19. Las primeras investigaciones sugieren que las vacunas actualmente autorizadas son efectivas contra las variantes, aunque tal vez en diferentes grados dependiendo de la cepa. 
  • Obtenga más información sobre las variantes del COVID-19.

  • La protección que alguien obtiene al tener una infección (llamada inmunidad natural) varía según la enfermedad, y entre personas. Debido a que este virus es nuevo, no sabemos cuánto tiempo puede durar la inmunidad natural. Algunas de las primeras evidencias, basadas en una pequeña muestra de personas, parecen sugerir que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo.
  • En cuanto a la vacunación, no sabremos cuánto tiempo dura la inmunidad hasta que tengamos más datos sobre qué tan bien funciona con el tiempo.
  • Los expertos están tratando de aprender más sobre la inmunidad natural y la inmunidad inducida por vacunas contra el COVID-19.
  • Además, para poder obtener una inmunidad natural, usted tendría que infectarse con el COVID- 19, y eso tiene muchos riesgos. Vacunarse le permite obtener inmunidad sin el riesgo de contraer la enfermedad.
     

  • Debido a que estas vacunas no son 100% efectivas, algunas personas que están completamente vacunados contra el COVID-19 pueden aún enfermarse (pero más leve).
  • Basado en lo que conocemos acerca de vacunas para otras enfermedades y de los ensayos clínicos, los expertos creen que recibir la vacuna contra el COVID-19 probablemente hará que no se enferme gravemente, sin importar si contrae el COVID-19.
  • Puede ser posible que alguien que ha sido vacunado contra el COVID-19 pueda todavía tener una infección leve o asintomática o posiblemente contagiar el virus a otros. Hasta que sepamos más, es importante seguir tomando precauciones, como usar tapabocas y mantener el distanciamiento físico, incluso después de haber sido vacunado.

  • Detener una pandemia requiere usar todas las herramientas que tenemos disponibles. Las vacunas son el primer paso para volver a una vida más normal. Aun así, necesitamos que los habitantes de Colorado continúen respetando las directrices básicas de salud pública, como el distanciamiento físico y el uso de tapabocas, hasta que una vacuna esté disponible ampliamente y sea usada por los habitantes del estado.

  • Todavía es posible que los miembros de su vivienda puedan contraer el COVID-19 porque no han sido vacunados. Hasta que la vacuna esté ampliamente disponible y todos los miembros de su vivienda hayan sido vacunados (ej., han pasado dos semanas desde que recibió la última dosis requerida), deberán seguir respetando las directrices esenciales de salud pública, entre ellas: usar tapabocas en público, mantener una distancia física de por lo menos 6 pies de distancia de las personas que no viven en su casa, evitar las multitudes, lavarse las manos con frecuencia y quedarse en casa cuando esté enfermo.

  • Distribuir una vacuna contra el COVID-19 en todo el estado de Colorado llevará tiempo. Siga como hasta ahora hasta que pueda recibir una vacuna.
     

  • Si han pasado al menos dos semanas desde que su familiar recibió su última dosis requerida de la vacuna, y usted no está en alto riesgo de sufrir una enfermedad grave a causa del COVID-19, puede visitarlos en ambientes cerrados, sin necesidad de usar un tapabocas o distanciarse físicamente.

  • Si usted corre alto riesgo de sufrir una enfermedad grave a causa del COVID-19, usted debe usar un tapabocas bien ajustado, distanciarse físicamente, y permanecer al aire libre o en un espacio bien ventilado mientras visita a miembros de su familia que han sido vacunados.

  • La inmunidad colectiva (o de rebaño) significa que un número suficiente de personas han desarrollado inmunidad a una enfermedad (ya sea de forma natural o mediante la vacunación) por lo que ya no existe riesgo de transmisión o brotes en la comunidad.
  • Hasta que no entendamos mejor la inmunidad al COVID-19, no sabremos el porcentaje de personas necesarias para lograr la inmunidad colectiva (a veces llamada inmunidad de rebaño).

  • Puede que inicialmente no veamos una reducción dramática, ya que tima tiempo desarrollar una inmunidad individual e inmunidad colectiva (o de rebaño). El estado estará monitoreando de cerca el efecto de la vacuna en el número de nuevos casos del COVID-19 en Colorado.
  • Hasta que sepamos más, todavía necesitamos que todos los habitantes de Colorado pongan de su parte para prevenir la propagación del virus. Use tapabocas, mantenga una distancia de 6 pies de distancia de aquellas personas que no viven con usted, evite las reuniones, lávese las manos con frecuencia y permanezca en casa cuando esté enfermo.

Proteger a los demás después de ponerse la vacuna

  • Para la mayoría de las personas, si han pasado dos semanas completas desde su última dosis requerida de la vacuna, no es necesario hacer cuarentena si cree que ha estado expuesto al COVID-19, pero debe usar un tapabocas y mantener distancia física mientras está en público o en el trabajo. La excepción es si usted vive y trabaja en un entorno congregado o con poblaciones de alto riesgo (como un centro penitenciario o un albergue para personas sin hogar). En ese caso, usted aún debe hacer cuarentena y hacerse la prueba de detección después de la exposición, incluso si está completamente vacunado.
  • Si han pasado menos de dos semanas desde la dosis final de la vacuna, debe hacer cuarentena si cree que ha estado expuesto al COVID-19.
  • Ya sea que esté o no haciendo cuarentena, esté atento a los síntomas en los 14 días posteriores a la exposición y si comienza a presentar síntomas, hágase la prueba de detección. Si usted tiene un resultado positivo, tendrá que aislar.
  • Tenga en cuenta que los resultados de la prueba PCR no se verán afectados por la vacuna. Una prueba PCR positiva generalmente indica una infección del COVID-19 reciente.

  • Sí. Si presenta síntomas del COVID-19 en cualquier momento después de estar completamente vacunado, debe aislarse y ponerse en contacto con su proveedor de atención médica para obtener instrucciones sobre si debe hacerse la prueba de detección del COVID-19 u otras infecciones.

  • Si experimenta los efectos secundarios esperados después de recibir una vacuna, es probable que signifique que no es contagioso y no necesita aislarse. Típicamente, los efectos secundarios ocurren de uno a dos días después de recibir la vacuna y pueden incluir fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y fatiga.

  • La tos, la dificultad para respirar, la congestión nasal, el dolor de garganta o la pérdida de sabor u olfato no son efectos secundarios reconocidos de la vacuna y pueden indicar infección del COVID-19 (u otra infección).

  • Obtenga más información sobre los efectos secundarios de las vacunas en estas Preguntas Frecuentes.

  • Sí, debe hacer cuarentena si cree que ha sido expuesto al virus entre las dosis de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer o Moderna. De ser necesario, vuelva a programar su cita para la segunda dosis para después de que haya terminado su periodo de cuarentena.

  • Sí. Si presenta síntomas del COVID-19 entre dosis de una vacuna de dos dosis, debe aislarse y ponerse en contacto con su proveedor de atención médica para recibir indicaciones sobre si debe hacerse la prueba de detección del COVID-19 u otras infecciones.
  • Si tiene un resultado positivo del COVID-19, usted puede elegir ponerse la segunda dosis de su vacuna, siempre que se haya recuperado de su infección y haya terminado su periodo de asilamiento.
  • Obtenga más información sobre recibir su segunda dosis en estas Preguntas Frecuentes.
     

Políticas y normativas de vacunación

  • El estado no está considerando la vacunación obligatoria contra el COVID-19 en este momento.

  • Los propietarios de negocios no pueden tener acceso a la información protegida sobre el estado de salud de un cliente, como la información sobre si se ha vacunado contra el COVID-19. Los clientes pueden compartir de manera voluntaria su estado de vacunación con el negocio, si así lo deciden.

  • El registro de vacunación de cada habitante de Colorado es información médica personal confidencial que nunca será compartida de manera pública. El estado informará sobre el número total de residentes que han sido vacunados en Colorado, pero estos datos no se adjuntarán a la información de identificación personal de ningún individuo.
  • El departamento de Salud del estado mantiene el Sistema de Información sobre Vacunación de Colorado (CIIS), un sistema informático confidencial y seguro, basado en la población, que reúne y consolida datos procedentes de diversas fuentes sobre vacunas y exenciones a nivel individual para los habitantes de Colorado de todas las edades.
  • Conforme a las leyes de Colorado, puede elegir eliminar la información de sus vacunas del CIIS en cualquier momento. A esto se le conoce como exclusión voluntaria.

  • Los empleadores pueden exigir la vacuna contra el COVID-19 para el trabajo presencial de sus empleados, pero un empleado puede tener derecho a una exención a través de la Ley sobre estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) y la Ley de Derechos Civiles de 1964. Actualmente, el estado de Colorado no está cumpliendo con ningún mandato. La Comisión de Igualdad de Oportunidades de los Estados Unidos tiene más información al respecto en su página web:https://www.eeoc.gov/laws/guidance/pandemic-preparedness- workplace-and-americans-disabilities-act

Autorización de Uso por Emergencia

  • En ciertas situaciones de emergencia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) puede emitir una Autorización de Uso por Emergencia para brindar acceso oportuno a medicamentos esenciales cuando no hay otras opciones disponibles. Una EUA permite a la FDA autorizar medicamentos no aprobados que han cumplido ciertos criterios, para tratar, diagnosticar o prevenir enfermedades graves o que amenazan la vida.
  • Vea este corto video de la FDA acerca de la Autorización de Uso por Emergencia.

  • Las EUA se introdujeron inicialmente en el 2004 para estar preparados contra ataques bioterroristas. Bajo una EUA, el Gobierno puede autorizar tratamientos y medicamentos en caso de un ataque Químico, Biológico, Radiológico y Nuclear (CBRN, por sus siglas en inglés).

  • La FDA puede emitir una EUA para un medicamento si éste cumple con los siguientes criterios:
    • La enfermedad o el agente CBRN en cuestión puede causar una enfermedad o afección grave o que ponga en peligro la vida.
    • Existe la creencia fundada, después de revisar toda evidencia científica, de que el producto puede ser eficaz para el uso previsto. La frase “puede ser eficaz” reduce los estándares de la evidencia científica que normalmente se requiere para las aprobaciones de la FDA.
    • Los beneficios conocidos y potenciales superan los riesgos conocidos y potenciales. La FDA revisará toda la evidencia científica disponible para determinar el riesgo y los beneficios de un producto.
    • No existe una alternativa adecuada, aprobada y disponible al producto.

  • Además de las vacunas contra el COVID-19 actualmente autorizadas, la única vacuna que ha sido autorizada hasta ahora bajo una EUA fue contra el ántrax el 2005. Esta vacuna se administró al personal militar que corría un mayor riesgo de exposición al ántrax.

  • Aunque no es común, se han emitido varias EUA anteriormente para pruebas, tratamientos y equipos médicos.
    • En el 2009, se emitieron EUA para pruebas de diagnóstico, equipos de protección personal y determinados fármacos antivirales durante la pandemia de gripe porcina H1N1.
    • En el 2013, se emitieron EUA para pruebas de diagnóstico relacionadas con la gripe H7N9 y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés).
    • Ya se han emitido varias EUA para algunas pruebas y tratamientos contra el COVID-19, por ejemplo, el medicamento antiviral remdesivir (aprobado recientemente), el tratamiento con plasma de convalecientes y varias pruebas de detección de COVID-19.