Infórmese sobre las vacunas contra el COVID-19

Actualizado el: 4/13/2021

Idiomas disponibles: Español | English

montañas de colorado en el invierno

El 13 de abril, funcionarios federales de salud recomendaron suspender temporalmente el uso de la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) después de revisar los reportes de seis personas en los EE.UU. que desarrollaron coágulos de sangre inusuales y graves después de recibir la vacuna. Tomando la debida precaución, Colorado está suspendiendo la administración de la vacuna de Janssen hasta que más información esté disponible.

Si tiene una cita programada para recibir la vacuna de Janssen, podría recibir la vacuna de Pfizer o Moderna en su lugar. Su proveedor de vacuna también podría comunicarse con usted para reprogramar su cita.

Estos eventos adversos parecen ser extremadamente inusuales. Las personas que recibieron la vacuna de Janssen hace más de un mes tienen un riesgo muy bajo de tener efectos secundarios graves. Las personas que hayan recibido la vacuna de Janssen y que presenten dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar en las tres semanas siguientes a la vacunación, deben ponerse en contacto con su proveedor de atención médica.

 Para más información, lea el comunicado de prensa del CDPHE sobre la suspensión de la vacuna de Janssen.

Vacunas contra el COVID-19

Cualquiera de las vacunas autorizadas le ayudará a mantenerse seguro.

Vacunas autorizadas y recomendadas:
 

Pfizer

Moderna

Janssen

Vacuna ARNm:

La vacuna de Pfizer utiliza ARNm de una sola cadena para enseñar a su cuerpo a combatir el COVID-19. Este código genético no es un virus vivo y no puede cambiar sus genes.

Vacuna ARNm:

La vacuna de Moderna utiliza ARNm de una sola cadena para enseñar a su cuerpo a combatir el COVID-19. Este código genético no es un virus vivo y no puede cambiar sus genes.

Vacuna de vector viral:

Vacuna de vector viral: La vacuna de Janssen utiliza ADN de doble cadena dentro de un adenovirus modificado e inocuo para enseñar a su cuerpo a combatir el COVID-19. Esta vacuna no contiene un virus vivo y no puede cambiar sus genes.

Dos dosis:

La vacuna de Pfizer requiere dos dosis, administradas con 21 días de diferencia.

Dos dosis:

La vacuna de Moderna requiere dos dosis, administradas con 28 días de diferencia.

Una dosis:

La vacuna de Janssen requiere solo una dosis.

Efectos secundarios:

Los efectos secundarios más comunes de las tres vacunas son cansancio, dolor de cabeza, dolor corporal y enrojecimiento o dolor en el lugar de la inyección. Los efectos secundarios pueden ser más pronunciados después de la segunda dosis de una vacuna de dos dosis.

Monitoreando las reacciones alérgicas:
 

Después de recibir cualquiera de las tres vacunas disponibles, usted estará en observación para detectar reacciones alérgicas graves poco frecuentes. Deberá ser observado durante 15 minutos después de la vacunación, o 30 minutos si tiene antecedentes de anafilaxia

Pruebas:

Los ensayos de la fase 3 incluyeron a 46,331 participantes de seis países. El 42% se identificó como asiático, negro/afroamericano, hispano/latino/a o nativo americano.

Pruebas:

Los ensayos de la fase 3 incluyeron a 30,000 participantes de Estados Unidos. El 37% de los voluntarios se identificó como asiático, negro/afroamericano, hispano/latino/a u otro.


 

Pruebas:

Los ensayos de la fase 3 incluyeron a 43,783 participantes de Estados Unidos, América Latina y Sudáfrica. El 77.7% se identificó como asiático, negro/afroamericano, hispano/latino/a o nativo americano. Este ensayo se llevó a cabo mientras las cepas variantes circulaban por todo el mundo.

Almacenamiento:

La vacuna de Pfizer debe almacenarse en congeladores ultra fríos para mantener su eficacia.

Almacenamiento:

La vacuna de Moderna necesita estar congelada, pero no en congeladores ultra fríos.

Almacenamiento:

La vacuna de Janssen puede almacenarse hasta tres meses a temperaturas normales de refrigerador.

Resultado final:

Después de examinar los datos de los ensayos clínicos, la FDA consideró que las tres vacunas eran seguras y eficaces para prevenir la enfermedad grave del COVID-19.

Vacunas en ensayos clínicos de la fase 3: AstraZeneca, Novavax

Seguridad y efectividad de las vacunas

Las vacunas deben demostrar su seguridad y eficacia antes de ser administradas a las personas. Las vacunas contra el COVID-19 no son diferentes. Estas vacunas están siendo probadas como seguras cada día, ya que cientos de miles de habitantes de Colorado - médicos, enfermeras, personas mayores y otros - ya las han recibido. A nivel nacional, muchos millones de personas también han recibido la vacuna.

Pruebas de seguridad y eficacia de las vacunas

Una vez que una compañía desarrolla una vacuna, debe pasar por un riguroso proceso de pruebas científicas antes de poder presentarla a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Cada fase de este proceso incluye estudios o ensayos de investigación clínica.

Las personas se ofrecen como voluntarias para participar en estos ensayos. Cada ensayo hace un énfasis en la seguridad de la vacuna en las personas. Los ensayos también muestran a los investigadores lo bien que funciona la vacuna. A medida que la investigación pasa a la siguiente fase, el grupo de voluntarios se hace más grande para incluir más diversidad de personas y circunstancias. Un grupo diverso de personas se ofreció para participar como voluntarios en cada fase de los ensayos clínicos, incluyendo poblaciones desproporcionadamente afectadas por el COVID-19 debido a generaciones de desigualdades sistémicas.

La FDA revisa de manera independiente la información de estas pruebas para asegurarse de que la vacuna es segura y funciona bien. Posteriormente, se decide si la vacuna puede hacerse disponible para el público. Todas las vacunas deben someterse a este riguroso proceso científico. La FDA sometió a las vacunas contra el COVID-19 a las mismas normas de seguridad que otras vacunas.

¿Por qué debo considerar vacunarme?

Para que podamos regresar al Colorado que amamos.

Si llegamos a vacunar al mayor número posible de personas, esto nos permitiría conseguir una inmunidad en toda la comunidad para poder volver a las cosas que nos gustan. Este último año ha sido difícil, y hemos sufrido mucho. Las vacunas nos ayudarán a volver a trabajar, a pasar tiempo con la familia y a llevar una vida más normal.

Para ayudar a proteger a las personas de contagiarse con el COVID-19.

Recibir la vacuna contra el COVID-19 es una manera eficaz de evitar que la gente se enferme gravemente o muera a causa del COVID-19. Estar vacunado significa que está protegido de enfermarse gravemente. También puede reducir la posibilidad de que usted pueda transmitir el COVID-19 a otras personas más vulnerables.

Las vacunas son gratuitas sin importar si usted tiene o no seguro médico, o si es o no ciudadano estadounidense.

Las vacunas son gratuitas. Medicare, Medicaid y los seguros privados cubrirán el costo de las vacunas contra el COVID-19. Además, los habitantes de Colorado sin seguro médico tendrán acceso a las vacunas gratuitas. Los proveedores no pueden rechazar a nadie porque no pueda pagar la vacuna o no tenga seguro médico. Los proveedores tampoco pueden exigir un documento de identidad antes de ofrecerle la vacuna.

Las agencias estatales y locales de salud pública nunca compartirán su información para fines de inmigración o de aplicación de la ley. Y recibir la vacuna contra el COVID-19 no contará en su contra en ninguna determinación de cargos públicos.

¿Qué puedo esperar en mi cita de vacunación?

En su cita, usted debe recibir una hoja de datos de la FDA con más información sobre los riesgos y beneficios de la vacuna contra el COVID-19 específica que recibirá. También debe recibir una tarjeta de vacunación o una copia impresa que le indique qué vacuna contra el COVID-19 recibió, la fecha en la que recibió y el lugar donde la recibió. Conserve esta tarjeta como recordatorio de cuándo debe recibir su segunda dosis, si corresponde. La segunda dosis de cualquier vacuna contra el COVID-19 debe ser el mismo producto de vacuna que su primera dosis. Es muy importante recibir ambas dosis de la vacuna para que su cuerpo desarrolle suficientes anticuerpos para combatir al COVID-19 si se infecta más adelante.
 
Puede experimentar efectos secundarios, especialmente después de recibir la segunda dosis de la vacuna. Estos síntomas son normales y muestran que el sistema inmunológico de su cuerpo está respondiendo a la vacuna. Estos efectos secundarios suelen desaparecer por sí solos después de unos días.

Para más información, visite los siguientes enlaces:

Reporte de efectos adversos

Si tiene una emergencia médica, busque asistencia inmediata de un proveedor de seguro médico o llame al 9-1-1.
Los CDC y la FDA están monitoreando de cerca a las vacunas contra el COVID-19 sobre los nuevos riesgos y efectos secundarios serios. Recomendamos al público a que reporten posibles efectos secundarios (llamados efectos adversos) al Sistema de Notificación en Caso de Efectos Adversos de la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés). Este sistema nacional recolecta datos para buscar efectos adversos inesperados, los que suelen suceder más de lo esperado, o tienen patrones inusuales de ocurrencia. Cualquier persona puede presentar un reporte, incluyendo padres, pacientes y personal de atención médica. Al enviar un reporte al VAERS, ayuda a que los CDC puedan monitorear la seguridad de las vacunas.
●    Conozca más acerca de la diferencia entre un efecto secundario de una vacuna y un efecto adverso, explicada por los CDC.
●    Conozca más acerca de los nuevos sistemas de seguridad que los CDC han establecido para el monitoreo de las vacunas contra el COVID-19.

Inscríbase para v-safe

V-    safe de los CDC es un sistema de chequeo de salud, basado en teléfonos inteligentes, que monitorea a las personas y su salud después de haber recibido la vacuna contra el COVID-19. Una vez que haya recibido su vacuna, también recibirá una hoja informativa de V-safe, explicando cómo inscribirse. Si se inscribe, recibirá mensajes de textos regularmente que lo llevan a encuestas donde podrá reportar cualquier problema o reacción adversa que tuvo después de haber recibido la vacuna contra el COVID-19. V-safe está disponible en inglés, coreano, chino simplificado, español y vietnamita.
 

→¿Dónde puedo recibir la vacuna?

 

¿Cuándo puedo esperar vacunarme?

Colorado está actualmente vacunando a las personas elegibles para la Fase 2. Todos los habitantes de Colorado de 16 años de edad y mayores ahora son elegibles para vacunarse.

 

Las vacunas pueden salvar vidas, pero también usted puede.

Para poder frenar una pandemia necesitamos utilizar todos los recursos disponibles. Y para disminuir la propagación de la enfermedad, los habitantes de Colorado deberán continuar cumpliendo con las directrices básicas de salud pública, por ejemplo, el distanciamiento físico y usar un tapabocas hasta que la vacuna esté ampliamente disponible para los habitantes de Colorado.
 

  • Todas las vacunas disponibles han demostrado ser altamente eficaces para prevenir enfermedades moderadas, graves y críticas a causa del COVID-19, así como hospitalización y muerte.
  • Recibir cualquier vacuna contra el COVID-19 autorizada le dará más protección que no recibir una vacuna contra el COVID-19. Todas las vacunas contra el COVID-19 autorizadas son herramientas eficaces para detener la crisis provocada por la pandemia lo antes posible.

  • No. Ninguna de las vacunas actualmente autorizadas contiene el virus SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del COVID-19. Todas las vacunas actualmente autorizadas están desactivadas. La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) contiene un adenovirus modificado, un virus diferente e inocuo, pero este virus no puede replicarse ni enfermarlo.

  • Al desarrollar una vacuna contra el COVID-19, los investigadores tuvieron que trabajar rápidamente, pero no a riesgo de la seguridad de las personas. Los investigadores no se brincaron ningún paso. La seguridad y efectividad fueron las prioridades principales.
  • El plazo para el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19 fue posible por varias razones:
    • Los investigadores se basaron en años de investigación previa en otros virus y vacunas para ayudar a informar un proceso de desarrollo de vacunas contra el COVID-19.
    • Todas las personas involucradas dedicaron todos sus recursos y tiempo para desarrollar una vacuna contra el COVID-19. Esto incluye a instituciones de investigación, compañías farmacéuticas, agencias gubernamentales y organizaciones filantrópicas.
    • Muchos gobiernos alrededor el mundo, incluyendo el gobierno de los EE. UU. y donantes privados, invirtieron en la vacuna, lo cual permitió que las compañías farmacéuticas se enfocarán en la investigación inmediatamente.
    • Finalmente, gracias a la ayuda financiera, los investigadores pudieron realizar varias partes del proceso de desarrollo de manera paralela en lugar de una después de la otra.

  • Las vacunas deben demostrar su seguridad y eficacia antes de ser administradas a las personas. Las vacunas contra el COVID-19 no son diferentes. Estas vacunas están siendo probadas como seguras cada día, ya que cientos de miles de habitantes de Colorado - médicos, enfermeras, personas mayores y otros - ya las han recibido. A nivel nacional, muchos millones de personas también han recibido la vacuna.
    • La FDA requiere que las vacunas se sometan a un riguroso proceso científico antes de autorizarlas o aprobarlas. Este proceso incluye tres fases de ensayos clínicos. Los ensayos de las vacunas contra el COVID-19 están sujetas a los mismos estándares de seguridad que los ensayos de otras vacunas.

  • Las personas se ofrecen como voluntarias para participar en estudios de investigación clínica. Todos los voluntarios del estudio deben pasar por un proceso llamado consentimiento informado, que garantiza que comprenden todos los riesgos y beneficios de participar en el estudio, y se les recuerda que pueden abandonarlo en cualquier momento sin perder ninguno de sus derechos o beneficios.
  • Cada ensayo clínico enfatiza la seguridad de la vacuna en las personas. A medida que la investigación avanza hacia la siguiente fase, el grupo de voluntarios se hace más grande para incluir más diversidad de personas y circunstancias.
  • Un grupo diverso de personas se ofreció a participar en cada fase de los ensayos clínicos, incluyendo a las poblaciones afectadas de manera desproporcionada por el COVID-19 debido a generaciones de desigualdades sistémicas. Por ejemplo, en los ensayos clínicos de Pfizer, alrededor del 42 % de los voluntarios se identificaron como asiáticos, negros/afroamericanos, hispanos/latinos o nativos americanos. Alrededor del 37 % de los voluntarios de los ensayos de Moderna se identificaron como asiáticos, negros/afroamericanos, hispanos/latinos u otros.

  • Las vacunas de hoy en día usan sólo los ingredientes que necesitan para ser tan seguras y efectivas como sea posible. Cada ingrediente de una vacuna tiene un propósito específico: proporcionar inmunidad (protección) y mantener la vacuna segura y duradera.
  • Para obtener una lista completa de ingredientes, consulte la hoja informativa de cada vacuna (Moderna, Pfizer o Janssen).

  • La vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) incluye etanol, una forma de alcohol, como ingrediente inactivo.
  • Ninguna de las vacunas actualmente autorizadas contiene células o tejidos humanos. Sin embargo, algunas líneas celulares humanas se utilizaron en la producción de la vacuna de Janssen. Pfizer y Moderna utilizaron líneas celulares humanas para probar sus vacunas.
  • A veces se usan líneas celulares humanas en las primeras etapas del desarrollo de vacunas porque los virus a partir de los cuales se fabrican esas vacunas necesitan células vivas para reproducirse. Estas líneas celulares provinieron originalmente de tejido fetal de hace más de 30 años. Ninguno de los tejidos originales permanece hoy en día: todas las células descendientes se cultivan en laboratorios. No se requiere tejido fetal nuevo en el desarrollo y producción continuo de vacunas.
  • Al igual que con todas las vacunas de vectores virales, múltiples pasos de purificación aseguran que las células no estén en el producto final de la vacuna.
  • Para obtener más información sobre las líneas celulares humanas, consulte el sitio web: Cepas Celulares Humanas en el Desarrollo de Vacunas, del Colegio de Médicos de Filadelfia.
  • Para obtener una lista completa de los ingredientes, consulte la hoja informativa de cada vacuna (Moderna, Pfizer o Janssen).
  • Si tiene preocupaciones éticas acerca de las vacunas, le recomendamos que hable con sus líderes religiosos sobre ellas.

  • Actualmente, no hay una razón científica o evidencia que sugiera que las vacunas contra el COVID-19 tengan ningún efecto sobre la fertilidad. Los médicos y los investigadores seguirán monitoreando de cerca por cualquier problema. Por favor consulte con su doctor sobre cualquier preocupación que usted tenga.

  • Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia pueden elegir vacunarse cuando la vacuna esté disponible para ellas. Hablar con un proveedor de atención médica puede ayudar a decidir si se vacuna o no, pero no es un requisito para ser vacunada.
  • En base a la información actual, los expertos creen que las vacunas contra el COVID-19 actualmente autorizadas son poco probables de presentar riesgos en mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia, o para sus bebés. No obstante, las mujeres embarazadas y/o en periodo de lactancia no formaron parte de los ensayos clínicos de las vacunas contra el COVID-19 actualmente autorizadas. Por lo tanto, no hay información disponible acerca de la seguridad de estas vacunas en mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia. Los datos muestran que si bien el riesgo general para mujeres embarazadas con el COVID-19 es bajo, ellas corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave o la muerte.
  • La Academia de Medicamentos durante el Periodo de Lactancia recomienda que las mujeres lactantes que han recibido la vacuna, continúen amamantando a sus bebes luego de haber sido vacunadas. La leche materna contiene anticuerpos y otros componentes que pueden estimular el sistema inmunológico de los bebés y protegerlos contra enfermedades. La investigación inicial ha demostrado que la leche materna contiene anticuerpos. Se cree que los anticuerpos creados después de que una mujer que amamanta reciba la vacuna, podrán ser transferidos a la leche materna y podrá brindarle protección al bebé.
  • Para más información acerca de las vacunas contra el COVID-19 y el embarazo, vea las Preguntas Frecuentes sobre el embarazo y la lactancia del CDPHE.
     

  • Las personas inmunocomprometidas pueden recibir una vacuna contra el COVID-19 si no tienen contraindicaciones o una razón para creer que vacunarse pueda ser dañino para su salud. Sin embargo, es importante hablar con su proveedor de atención médica si tiene preguntas acerca de la desconocida seguridad y la efectividad de la vacuna en las poblaciones inmunocomprometidas, así como el potencial para respuestas inmunológicas reducidas.

  • No estará protegido del COVID-19 inmediatamente después de recibir la vacuna. Los estudios muestran que toma alrededor de una o dos semanas después de la última dosis para que el organismo pueda protegerse contra la enfermedad.
  • Es posible que alguien que ha sido vacunado contra el COVID-19 pueda desarrollar una infección leve o asintomática o posiblemente contagiar el virus a otros. Se necesita de más estudios para poder confirmar esto. Mientras tanto, es importante seguir tomando precauciones. Continúe usando tapabocas y practicando el distanciamiento físico.
     

  • Los científicos están trabajando para aprender más sobre las variantes del COVID-19. Las primeras investigaciones sugieren que las vacunas actualmente autorizadas son efectivas contra las variantes, aunque tal vez en diferentes grados dependiendo de la cepa. Obtenga más información sobre las variantes del COVID-19.
     

Para leer más preguntas frecuentes sobre la vacuna, visite nuestra página de Preguntas Frecuente.

Para más información sobre la vacuna contra el COVID-19, por favor llame al:

1-877-CO VAX CO (1-877-268-2926)
Disponible 24 horas al día, 7 días a la semana
Información disponible en varios idiomas.