Preguntas generales sobre el embarazo y la lactancia

Última actualización: 8 de abril de 2022.

Idiomas disponibles: Español | English | Tiếng Việt  | 中文  | Soomaali | العربية | नेपाली

Es normal que las embarazadas, las mujeres que planean quedarse embarazadas o que están amamantando (ya sea por lactancia directa o extrayendo leche) se hagan preguntas acerca del COVID-19. Es importante que hable con un profesional de la salud si tiene preguntas o inquietudes al respecto. 

La Organización Mundial de la Salud pone a disposición un enlace muy informativo sobre preguntas frecuentes sobre el embarazo y la lactancia donde se abordan los temas que preocupan a las embarazadas que pueden haberse contagiado del COVID-19. La website de los CDC también contiene mucha información sobre los asuntos que se tratan a continuación.

Hable con sus proveedores de atención médica; estos podrán brindarle las recomendaciones más apropiadas sobre el parto y la alimentación de su niño con leche materna durante la pandemia de COVID-19.

Embarazo durante la pandemia del COVID-19.

¿Tengo más riesgo de contraer COVID-19 si estoy embarazada?

Si bien las embarazadas no corren mayor riesgo de infectarse con el COVID-19, los estudios científicos han demostrado que sí corre un mayor riesgo de enfermarse de gravedad. Una enfermedad grave ocasionada por el COVID-19 puede llevar a una persona a necesitar hospitalización, cuidados intensivos y un ventilador o equipo especial para ayudarle a respirar.

Es posible que las embarazadas que se enferman de COVID-19 corran un mayor riesgo de padecer complicaciones durante el embarazo tales como parto prematuro o muerte al nacer. Si está enferma o ha estado expuesta al COVID-19, deberá contactar a su proveedor de atención médica. 
Visite el sitio web de los CDC para más información.

¿Qué precauciones debo tomar para evitar contraer el COVID-19?

La mejor manera de protegerse a usted misma y a su bebé es vacunarse. Ahora, más que nunca, contamos con pruebas acerca de la seguridad y la eficacia de la vacunación con COVID-19 durante el embarazo. La evidencia recopilada sugiere que los beneficios de recibir la vacuna COVID-19 superan cualquier riesgo conocido o potencial de la vacunación durante el embarazo. Para más información sobre la seguridad y eficacia de la vacunación contrel el COVID-19 durante el embarazo, visite el sitio web de los CDC.

Estas son otras medidas que usted puede tomar para protegerse: llevar puesto un tapabocas en público, mantener el distanciamiento requerido cuando se encuentra con personas que no viven con usted, lavarse las manos con frecuencia y limitar las reuniones sociales. Estas precauciones son de especial importancia si vive en una zona en la que el COVID-19 se está propagando ampliamente.

¿Cómo puedo tener la certeza de que es seguro recibir la vacuna COVID-19 mientras estoy embarazada?

Los CDC y la FDA han estado observando de cerca los datos recabados para asegurarse de que es seguro que las embarazadas reciban las vacunas contra el COVID-19. Existen sistemas para asegurarse de que los CDC conocen cualquier problema de seguridad relacionado con las vacunas. Los datos recopilados por estos sistemas muestran que las mujeres que se vacunaron mientras estaban embarazadas luego dieron a luz bebés sanos. 

Puntos importantes:

  • Las vacunas contra el COVID-19 no causan infecciones; esto también es válido en el caso de las mujeres embarazadas y sus bebés. Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 contiene el virus viviente del COVID-19; por lo tanto, ninguna de ellas puede infectar a alguien con COVID-19: tampoco a las embarazadas ni a sus bebés.
  • Los investigadores no hallaron problemas de seguridad en las embarazadas o sus bebés. No hay pruebas de que vacunarse contra el COVID-19 provoque un mayor riesgo de complicaciones en el embarazo.
  • Los científicos no han encontrado un mayor riesgo de aborto o problemas de fertilidad vinculados con la vacuna.
  • Los datos demuestran que vacunarse contra el COVID-19 durante el embarazo disminuye el riesgo de contraer el virus. Los anticuerpos que proporciona la vacuna se transmiten al bebé y pueden ayudar a protegerlo contra el virus después de su nacimiento.

Pueden producirse efectos secundarios tras recibir la vacuna. Si tiene fiebre después de la vacunación, tome paracetamol (Tylenol) para reducir los riesgos asociados a la fiebre durante el embarazo. Obtenga más información visitando esta página de los CDC: ¿qué debo esperar después de vacunarme contra el COVID-19?

Los CDC continuarán realizando el seguimiento correspondiente de las vacunadas durante cada trimestre del embarazo para entender mejor los efectos de la vacuna.

¿Hay otras vacunas que deba aplicarme durante el embarazo? 

Recibiendo otras vacunas recomendadas durante el embarazo (enlace en inglés), usted puede protegerse a sí misma y a su bebé de otras enfermedades respiratorias que producen síntomas parecidos a los del COVID-19. Esto incluye vacunarse contra la gripe y la tos ferina (Tdap). Las personas que viven en su hogar también deberían vacunarse para protegerse a sí mismas y a usted. 

¿Qué debo hacer si estoy intentando quedar embarazada o podría quedarme embarazada en la brevedad?

Tanto si está intentando quedarte embarazada como si planea hacerlo en el futuro, la mejor manera de protegerse contra el virus es vacunarse y tomar medidas adicionales para resguardarse contra la infección. Entre ellas se encuentran el uso del cubrebocas en público, lavarse las manos con frecuencia y limitar la cantidad de reuniones. Ahora, más que nunca, hay datos disponibles sobre la seguridad y la eficacia de la vacunación contra el virus No hay pruebas de que la vacunación contra el COVID-19 cause problemas de fertilidad.

¿Qué puedo hacer si las citas en consultorios o clínicas me tienen preocupada?

Es importante que siga recibiendo atención médica durante todo el embarazo. Pregúntele a su profesional de salud cuál es la mejor manera de continuar con sus citas durante todo el embarazo, incluso si no acude a las mismas personalmente. Algunos médicos ofrecen citas a través de llamadas telefónicas o videollamadas.

Si estoy embarazada y contraigo el COVID-19, ¿se contagiará mi bebé? 

Según las investigaciones más recientes, parece poco probable que las embarazadas transmitan el COVID-19 a su bebé antes o durante el parto. No se ha detectado el virus en el líquido amniótico, la leche humana u otras muestras tomadas durante el nacimiento. Dicho esto, tras el parto, un recién nacido puede contraer COVID-19 del padre biológico o de otras personas. Visite el sitio web de los CDC para más información.

Si estoy embarazada y la prueba de COVID-19 me ha dado positivo, ¿puedo recibir tratamiento?

Sí. Las embarazadas que tienen COVID-19 pueden recibir tratamientos que las ayudarán a recuperarse. Hable con un profesional de la salud sobre el tratamiento. Es importante que pregunte por el tratamiento lo antes posible después de que una prueba le de positivo. Para que el tratamiento funcione bien, deberá iniciarse a los pocos días después de que haya empezado a sentirse mal. Obtenga más información sobre las tratamientos para COVID-19

¿Cuántas personas pueden estar presentes en la sala durante mi parto?

Hable con el establecimiento, la maternidad o su proveedor de atención médica acerca de las normativas vinculadas al COVID-19 que tienen en marcha. Usted tiene derecho a recibir una atención de alta calidad, incluyendo un acompañante de su elección durante el parto.

¿Si tengo COVID al momento del parto, se podrá quedar mi bebé conmigo?

Los hospitales toman precauciones mientras están atendiendo a pacientes a los que la prueba les dio positivo o de quienes se sospecha que están infectados de COVID-19 en el momento del parto para prevenir que el bebé se contagie. Usted y su equipo de atención médica decidirán si debe tener a su bebé con usted en la habitación del hospital. Sus proveedores hablarán con usted sobre un plan para proteger a su bebé contra el COVID-19; este podrá incluir: lavado de manos, uso de un cubrebocas y el distanciamiento físico de su bebé cuando no lo esté amamantando. Usted tiene derecho a participar activamente en la conversación con su proveedor de atención médica en su idioma de preferencia y, en última instancia, a decidir cómo quiere cuidar a su bebé.Visite el sitio web de los CDC para más información.

¿Qué puedo hacer si estoy preocupada por mi salud emocional durante la pandemia?

Incluso en las mejores circunstancias, el embarazo, parto y posparto pueden acarrear momentos de dificultades emocionales. Tener un bebé durante esta pandemia puede intensificar las preocupaciones normales acerca de su seguridad y la de su bebé. Si usted, o una persona cercana a usted, presenta síntomas de depresión o ansiedad, es importante buscar ayuda.  Para obtener apoyo y acceder a recursos adicionales en Colorado, visite www.postpartum.net/colorado (enlace en inglés) o www.postpartum.net/ayuda (en español) o comuníquese con su proveedor médico.  Hay una variedad de servicios virtuales disponibles para apoyarla en este momento de su vida. Si usted o alguien que conoce está en peligro inmediato, llame al 911. Para más información acerca de seguridad personal, contacte la Red Nacional de Prevención del Suicidio llamando al 1-888-628-9454 (línea en español) o los Servicios de Crisis en Colorado llamando al 1-844-493-8255.

 

Lactancia materna

Para más orientación acerca de la lactancia materna, visite CDC sobre el embarazo y lactancia. For the purposes of this information, the term “breastfeeding” is used interchangeably with the term “chestfeeding” to describe the action of feeding a baby human milk, including expressed/pumped milk or directly chest/breastfeeding. The word “chestfeeding” is offered as a different word for people that prefer not to use the word “breast” when referring to their own bodies. 

¿Puedo recibir la vacuna contra el COVID-19 mientras estoy amamantando?

Sí. Las vacunas contra el COVID-19 no acarrean riesgos a las mujeres que está amamantando o a los bebés alimentados con leche humana. La Academy of Breastfeeding Medicine recomienda que las mujeres lactantes que reciban la vacuna continúen amamantando a sus bebés después de que hayan sido vacunadas (enlace en inglés). La leche materna contiene anticuerpos y otros componentes que pueden estimular el sistema inmunológico de los bebés y protegerlos contra enfermedades. Las investigaciones científicas también han demostrado que los anticuerpos contra el COVID-19 están presentes en la leche materna, tanto después que alguien se infecta con el virus como después de vacunarse. La vacunación contra el COVID-19 en mujeres lactantes podría proporcionar cierta protección al bebé. 

Consulte con su médico de cabecera acerca de los riesgos y beneficios de la vacunación. Aunque esta conversación es útil, no es obligatoria para recibir una vacuna.

¿Es seguro amamantar a mi bebé si tengo o creo que podría tener COVID-19? 

La leche materna es la mejor fuente de nutrición y protege al bebé contra las enfermedades. Los estudios realizados sugieren que la leche materna no transmite el COVID-19. La lactancia ayuda a reforzar el sistema inmunológico de su bebé porque la leche materna contiene anticuerpos y otros componentes importantes. Las investigaciones también han demostrado que los anticuerpos contra el COVID-19 están presentes en la leche materna, tanto después que alguien se infecta con el virus como después de vacunarse. No obstante, puede que su bebé contraiga el virus por contacto con usted u otras personas que lo cuidan. Los CDC recomiendan amamantar o alimentar al bebé con leche materna extraída, tomando las precauciones necesarias para evitar que este contraiga el virus. 

Si está enferma o tiene síntomas, debe tomar todas las precauciones posibles para proteger a su bebé; entre las cuales, lavarse las manos antes de tocarlo y usar un cubrebocas cuando lo toque. Puede amamantar directamente o extraer leche materna para que un cuidador sano se la dé a su bebé.

¿Puedo transmitir el COVID-19 a mi bebé a través de la leche materna?

Los pocos estudios disponibles sugieren que el COVID-19 no se transmite a través de la leche materna. La principal preocupación es que los padres o cuidadores infecten al bebé a través de las gotículas respiratorias. Debe tomar todas las precauciones posibles para proteger a su bebé; entre las cuales, lavarse las manos antes de tocarlo y usar un tapabocas cuando lo toque si tiene síntomas del COVID-19 o se le ha detectado la enfermedad.

¿Alguien que esté cuidando al bebé puede contagiarse del COVID-19 al manipular la leche materna?

Los pocos estudios disponibles no señalan ningún riesgo de exposición al COVID-19 a través de la leche materna tanto para el bebé como para los cuidadores. La leche materna protege contra las enfermedades porque contiene anticuerpos y otros componentes importantes que ayudan a mantener sanos a los bebés amamantados. Los cuidadores deben lavarse las manos antes y después de manipular los biberones, independientemente de que el biberón se haya preparado en casa o en una guardería, o que este contenga leche materna o leche en polvo para infantes.

¿Qué precauciones debo tomar para alimentar a mi bebé con leche materna que ha sido extraída?

Si está enferma o decide producir leche materna para alimentar a su bebé, puede hacerlo mediante extracción manual o con un sacaleches (manual o eléctrico). Asegúrese de lavarse bien las manos antes de tocar cualquier pieza del sacaleches o del biberón y antes de extraer la leche materna. Siga las recomendaciones para mantener limpio el extractor de leche materna. En este sitio web encontrará un folleto explicativo en español. Limpie el extractor después de su uso según las instrucciones del fabricante. 

Si está demasiado enferma para alimentar a su bebé, o si existe la posibilidad, pídale a otra persona sana que le dé al bebé la leche materna que ha sido extraída. Asegúrese de que todas las personas que alimenten a su bebé sigan una higiene de manos adecuada y se coloquen un tapabocas si tienen síntomas del COVID-19. Para establecer y mantener el suministro de leche, es importante extraer la leche del pecho con la misma frecuencia con la que el bebé se alimenta a diario: normalmente entre 8 y 12 veces al día (24 horas) en el caso de los recién nacidos. 

Si debido al COVID-19 me separan de mi bebé después de su nacimiento, ¿puedo amamantarlo?

Si la separan temporalmente de su bebé después del parto porque está enferma del COVID-19 y usted tiene la intención de amamantarlo, debe solicitar en su hospital servicios de apoyo a la lactancia y un sacaleches eléctrico para ayudarla a establecer y mantener la producción de leche. La leche materna extraída deberá ser suministrada al bebé por un cuidador sano. La leche materna protege a los bebés de las enfermedades y ayuda a reforzar su sistema inmunológico. 

¿Debo limpiar la parte exterior de los recipientes de almacenamiento de la leche materna (biberones, bolsas, etc.) antes de alimentar al bebé?

Los CDC no recomiendan desinfectar los recipientes de leche materna después de la extracción o antes de alimentar al bebé. Aplicar desinfectantes químicos a los recipientes de almacenamiento de leche.es innecesario e inseguro. En un ámbito hospitalario, siga las orientaciones de la Asociación de Bancos de Leche Humana de Norteamérica (HMBANA por sus siglas en inglés) y utilice una sencilla técnica de transferencia de biberones (enlace en inglés). 

¿Qué pasa si necesito ayuda con el amamantamiento?

Busque ayuda respecto a la lactancia materna, asesoramiento o apoyo psicológico, o asistencia para la alimentación a través de profesionales de salud debidamente entrenados, asesores de lactancia, personal del Programa para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por sus siglas en inglés), la Liga La Leche y asesoras de lactancia de la comunidad. Puede encontrar recursos de apoyo a la lactancia, incluso grupos de apoyo virtuales y sesiones de asesoramiento, a través del hospital en el que dio a luz o de cualquier hospital cercano con servicios de maternidad (no es necesario que haya dado a luz en ese establecimiento para recibir apoyo a la lactancia allí). Para encontrar recursos para la lactancia, visite estos sitios web: BreastfeedColorado.com o Colorado Breastfeeding Coalition

¿Si me hallo separada de mi bebé y necesito un sacaleches, donde puedo encontrar uno?

Los sacaleches pueden ser de gran utilidad para ayudar a establecer y aumentar el suministro de leche; a menudo son una necesidad si usted se halla separada de su bebé, ya sea debido a una enfermedad como el COVID-19 o a causa del trabajo o la escuela. Las aseguradoras están obligadas a proporcionar cobertura para los extractores de leche como parte de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés). Pregúntele a su proveedor de seguro médico si los extractores de leche están disponibles y qué tiene que hacer para recibirlos. Si usted cuenta con beneficios de Medicaid o no tiene seguro médico, podrá registrarse en el Programa para Mujeres, Bebés y Niños de Colorado (WIC, por sus siglas en inglés) para recibir un sacaleches y asistencia relacionada con el amamantamiento, incluso apoyo de asesoras, acceso a apoyo especializado en lactancia, así como comida nutritiva y más. Regístrese para que WIC la contacte o visite ColoradoWIC.com. 

¿Cómo mantengo mi sacaleches limpio, sobre todo si tengo que extraer leche en mi lugar de trabajo?

En Colorado, todos los empleadores están obligados por ley a proporcionar un espacio privado (que no sea un puesto de aseo), y un momento de descanso laboral y/o comida pagado o no pagado para que las empleadas se extraigan la leche materna en el trabajo. Lávese siempre bien las manos antes de tocar cualquier parte del sacaleches o del biberón. Si no se dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos con al menos un 60% de alcohol. Si utiliza un sacaleches compartido y del tipo ‘multiusuario’ en el trabajo, limpie el sacaleches (incluidos los diales, el interruptor de encendido y la encimera/mesa) antes y después de cada uso con una toallita desinfectante.  Siga las recomendaciones de los CDC (enlace en inglés) para mantener su sacaleches y las partes del extractor limpias.

Algunos vínculos con información útil: