Afecciones pos-COVID

Última actualización: 23 de febrero de 2021

Idiomas disponibles: Español |  English 

#FFFFFF
"Afecciones pos-COVID" banner
#FFFFFF

Si bien la mayoría de las personas se recuperan del COVID-19 en cuatro semanas, algunas siguen sintiéndose enfermas durante más tiempo. Los CDC denominan esos síntomas persistentes “afecciones pos-COVID”. También se conocen comúnmente como “COVID prolongado”, “COVID a largo plazo” o “COVID crónico”.

Las personas pueden tener afecciones pos-COVID durante cuatro semanas o más desde su primer contagio de COVID-19. Hay personas que se recuperan de la enfermedad y más adelante comienzan a sentir los síntomas otra vez. Si bien algunas personas se recuperan de las afecciones pos-COVID entre 4 y 12 semanas desde la infección inicial, en otras personas los síntomas pueden durar más de 12 semanas.

 

¿Cuáles son las causas de las afecciones pos-COVID?

No entendemos por completo todas las causas de las afecciones pos-COVID, o por qué algunas personas tienen efectos persistentes mientras que otras se recuperan por completo. En algunos casos, quienes están muy enfermos en su primer contagio pueden tener más probabilidades de tener síntomas a largo plazo. Sin embargo, algunas personas con casos leves o asintomáticos también desarrollan afecciones pos-COVID. Los factores de riesgo que se vinculan con una enfermedad más grave de COVID-19 (incluidas la presión arterial alta, diabetes, obesidad, tabaquismo y otras afecciones) no se vinculan de la misma manera con las afecciones pos-COVID. Esto impide prever quiénes tendrán afecciones pos-COVID.

Si bien es muy raro, algunas personas, en su mayoría niños, tienen SIM (síndrome inflamatorio multisistémico) al contagiarse de COVID-19 o inmediatamente después. El SIM es una afección en la que se inflaman diferentes partes del cuerpo y puede conducir a afecciones pos-COVID en algunos casos.
 

Síntomas

Los síntomas pos-COVID más comunes son fatiga, dolor de cabeza, dificultad para concentrarse o prestar atención, caída de cabello, dificultad para respirar, dolor y problemas de salud mental. Sin embargo, los síntomas son muchos y muy variados. Algunos de ellos (entre otros) son:

  • Dificultad para respirar o falta de aire.
  • Cansancio o fatiga.
  • Síntomas que empeoran después de actividades físicas o mentales (lo que también se conoce como “malestar posesfuerzo”).
  • Dificultad para pensar o concentrarse (lo que a veces se denomina “neblina cerebral”).
  • Tos.
  • Dolor de pecho (torácico).
  • Dolor de estómago.
  • Dolor de cabeza.
  • Latidos rápidos, latidos irregulares o fuertes (también conocidos como “palpitaciones”).
  • Dolor articular o muscular.
  • Sensación de hormigueo.
  • Diarrea.
  • Problemas para dormir.
  • Fiebre.
  • Mareos al ponerse de pie (aturdimiento).
  • Sarpullido.
  • Cambios de humor.
  • Cambio en el sentido del gusto o del olfato.
  • Cambios en el ciclo del período menstrual.

Los síntomas pueden fluctuar o volver después de cierto tiempo. Los síntomas pueden ser nuevos o diferentes de los que se tuvieron con la primera enfermedad.

 

Tratamiento y prevención

Si usted o un ser querido tuvieron síntomas de COVID-19 durante más de cuatro semanas, o si comienza a sentir síntomas nuevamente después de su recuperación inicial, hable con un proveedor de atención médica lo antes posible. Prepararse para su cita con un proveedor de atención médica permite que usted se asegure de obtener los servicios médicos que necesita. Si no tiene un proveedor de atención médica, considere usar un servicio de telesalud o línea de enfermería. Ante cualquier síntoma que ponga en peligro la vida, llame al 911 de inmediato.

Vacunarse contra el COVID-19 es el mejor método para prevenir las afecciones pos-COVID. Otras precauciones, como lavarse las manos, usar tapabocas y evitar las multitudes, también pueden ayudar a prevenir el contagio del COVID-19, lo que reduce el riesgo de sufrir afecciones pos-COVID.

 

Afecciones pos-COVID en niños y adolescentes

Si bien las afecciones pos-COVID parecen ser menos comunes en los niños y adolescentes que en los adultos, estos sí pueden padecerlas. Los estudios han determinado síntomas a largo plazo en niños con COVID-19 leve y grave, incluidos niños que antes habían tenido síndrome inflamatorio multisistémico.

 

Diabetes y afecciones pos-COVID

Han habido reportes de pacientes que tuvieron COVID-19, que se recuperaron de esta enfermedad y luego desarrollaron diabetes tipo 1 o 2. El 7 de enero de 2022, los CDC hicieron una publicación anticipada del Informe semanal de morbilidad y mortalidad o “MMWR” (Morbidity and Mortality Weekly Report). Los hallazgos del informe sugieren que las personas de hasta 18 años de edad que tuvieron COVID-19 tuvieron más probabilidades de tener un diagnóstico nuevo de diabetes después de 30 días de haberse contagiado. Sin embargo, los investigadores aún siguen aprendiendo más sobre la relación entre el COVID-19 y la diabetes.

 

Diferentes nombres para las afecciones pos-COVID

Las personas se refieren a las afecciones pos-COVID con diversos nombres. Algunos de ellos son COVID prolongado, COVID-19 posagudo, efectos del COVID a largo plazo, síndrome de COVID posagudo, COVID crónico, COVID a largo plazo, secuelas tardías, etc. Los investigadores científicos usan el término secuelas posagudas de la infección por el SARS-COV-2 o “PASC” (post-acute sequelae of SARS-COV-2). La OMS (Organización Mundial de la Salud) también desarrolló una definición de los casos de las afecciones pos-COVID.

 

Estudios y datos

Los científicos aún siguen investigando para comprender mejor las afecciones pos-COVID. Para leer más sobre qué han aprendieron los investigadores hasta ahora sobre las afecciones pos-COVID, consulte la sección de referencias de la guía provisional de los CDC para proveedores de atención médica.